Mesa de redacción

Cuitláhuac y los periodistas asesinados

Enrique Yasser Pompeyo

En poco más de año y medio de la administración que encabeza el gobernador Cuitláhuac García Jiménez van tres periodistas asesinados.

Como lo informaron medios de comunicación, este miércoles 9 de septiembre fue encontrado ejecutado y decapitado Julio Valdivia, corresponsal del diario El Mundo de Córdoba. El hallazgo se hizo a un costado de la vía del tren en Motzorongo, a la altura de Presidio, municipio de Tezonapa.

Julio Valdivia cubría hechos policíacos, homicidios contra líderes cañeros y actos delictivos en las regiones de Tezonapa, Omealca y parte del estado de Oaxaca.

Como se recordará, el primer comunicador asesinado en el nuevo gobierno estatal fue Jorge Celestino Ruiz Vázquez en la localidad La Bocanita del municipio de Actopan, el 2 de agosto de 2019.

El segundo crimen fue contra la periodista María Elena Ferral, el 30 de marzo de este año, en el centro de Papantla.

En ambos casos, pese a las detenciones de los presuntos involucrados, se han denunciado supuestas irregularidades y hay dudas sobre los verdaderos autores intelectuales de los crímenes.

Hoy, un tercer asesinato enluta al gremio periodístico y la entidad vuelve a ser noticia nacional.

Así, Veracruz se mantiene como el estado más peligroso para ejercer el periodismo de acuerdo con organizaciones nacionales e internacionales como Artículo 19 o Reporteros sin Fronteras.

Los discursos del gobernador y sus funcionarios en el sentido de que se respeta y garantiza el ejercicio periodístico sólo son palabras, porque en los hechos es todo lo contrario.

Los tres periodistas asesinados son ejemplo de ello. También basta recordar el caso de la amenaza a Bertha Malpica, directora del periódico El Dictamen, cuando el secretario Eric Patrocinio Cisneros Burgos le escribió: “el que se lleva, se aguanta”.

Tras este hecho, Cuitláhuac García Jiménez prometió por enésima ocasión: “vamos a estar vigilantes de que se cumpla el respeto a la libertad de expresión, no vamos a permitir que nadie atente contra los medios de comunicación”.

Desafortunadamente sus palabras se las llevó el viento; nuevamente incumplió con su promesa y otro periodista fue asesinado.

Por cierto, a nivel nacional, en menos de dos años, en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con el crimen de Julio Valdivia, suman 17 periodistas asesinados.

¿Cuántos más?

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir