Si Morena pasa la prueba de fuego que representa la elección interna de su presidente nacional, así como conciliar con los otros grupos, la oposición se las verá difícil en 2021.

La operación cicatriz será fundamental en este partido, pues la unidad es el único camino que tiene para competir con sus mejores cuadros, sin imposiciones.

Compartir