En la entidad veracruzana, la violencia crece, aumenta, se agudiza. Los crímenes no paran.

En la región de Martínez de la Torre, por ejemplo, fueron encontrados los cuerpos de tres sujetos ejecutados.

En el sur del estado, los hechos violentos también siguen, sin que las autoridades demuestren acciones contundentes para disminuir la violencia.

Compartir