La situación de inseguridad en la zona sur del territorio veracruzano no se detiene, por el contrario, se incrementa.

El asesinato de un joven de escasos 15 años enlutó a una familia y a la sociedad en general. Lo peor es que no se observan acciones preventivas por parte de los cuerpos de seguridad.

Compartir