Pérdida de empleos por pandemia disparó movimiento en casas de empeño

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- Al quedarse sin empleo y, por tanto, sin ingresos, durante la pandemia por coronavirus cientos de familias recurren a las casas de empeño.

En estos establecimientos acuden personas provenientes de Xalapa, Coatepec, San Andres Tlalnelhuayocan, Banderilla, Emiliano Zapata y en algunos casos de Naolinco.

La mayor cantidad de artículos que son empeñados corresponde a pantallas, celulares, consolas de videojuegos, así como alhajas y en menor grado relojes, cámaras fotográficas y artículos personales.

Alberto, uno de los encargados de estas casas de empeño ubicadas en el centro de la capital veracruzana, explica que algunos de los objetos son entregados por las familias que buscan subsistir económicamente.

En el lugar se observa a la gente que acude a realizar los empeños, pero también hay quienes refrendan, así como aquellos que acuden a preguntar por el valor de sus pertenencias y cuánto podrían alcanzar de dinero en caso de dejarlos.

Fue durante los meses de abril y mayo, cuando hubo mayor cantidad de personas que acudieron a realizar los empeños.

Y ya durante agosto y septiembre el número de pignorantes descendió hasta un 75 por ciento, pues calcularon que tan sólo durante los meses llamados «los picos de la pandemia», acudían al día un promedio de 35 personas decididas a dejar sus prendas.

El mismo encargado de la sucursal comenta que empeñar es una práctica común y que ocurre de manera diaria en la ciudad de Xalapa.

Señala que se trata de una medida que salva a las personas con urgencia económica, pues varias se quedaron sin empleo durante la pandemia del Covid-19, en algunos casos las familias no tenían la manera de tener acceso a préstamos bancarios, así que recurrieron a empeñar desde electrónicos hasta alhajas incluso material de cocina.

Compartir