Rinde el diputado Ríos Uribe su último Informe en la Presidencia

Redacción

El diputado Rubén Ríos Uribe presentó al pleno del Congreso el informe correspondiente a las actividades de la Diputación Permanente del segundo receso del segundo año de ejercicio Constitucional, que fue su último encargo como Presidente de la Mesa Directiva.

La lectura del Informe dio cumplimiento al artículo 46 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo y marcó una oportunidad para que el Legislador agradeciera a sus compañeras y compañeros la encomienda de haber presidido el Congreso durante un año.

Ríos Uribe dio cuenta de 14 sesiones en el periodo del 30 de julio al 29 de octubre, de las cuales ocho fueron ordinarias, una solemne del pleno, cuatro extraordinarias del pleno y una de asistencia privada, también del pleno.

En ellas se desahogaron dos minutas con proyecto de decreto de reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dos iniciativas con proyecto de ley, 36 iniciativas con proyecto de decreto, tres iniciativas de códigos municipales y dos iniciativas ante el Congreso de la Unión.

Además, 12 anteproyectos de punto de acuerdo, dos dictámenes con proyecto de ley, 12 dictámenes con proyecto de decreto y 15 dictámenes con proyecto de acuerdo.

Hubo 39 intervenciones de diputadas y diputados: 27 de ellas en las sesiones ordinarias y 12 más en las extraordinarias.

También, se turnaron 100 asuntos de correspondencia, 57 de ellos a Comisión.

Ríos Uribe dijo que “para todo el mundo el 2020 ha sido un año único, desafiante, sorprendente y difícil; para el Congreso de Veracruz, ha sido un año intenso en actividad a pesar de la circunstancia histórica que nos tocó vivir”.

Obligados por la pandemia mundial, ajustamos nuestro marco legal para permitir las participaciones remotas de diputadas y diputados, recordó, y casi sin darnos cuenta, pasamos a la historia por este hecho que, seguramente, será una nueva era en el quehacer legislativo de Veracruz.

Las asistencias cibernéticas, gracias al auxilio de las telecomunicaciones, marcarán un antes y un después en el Poder Legislativo de nuestra entidad y forzarán, estoy seguro, a una pronta actualización a los libros de Derecho Parlamentario para recoger en la teoría lo que nosotras y nosotros llevamos a la práctica, dijo.

Gracias a ellas y al profundo compromiso de las diputadas y diputados, podemos decir orgullosamente, que la marcha del Poder Legislativo no se detuvo.

A sus compañeras y compañeros diputados les agradeció “por confiarme esta delicada tarea, el más alto honor de un Diputado veracruzano, que cumplí con la mejor de mis voluntades, mi buena fe y todo mi empeño”.

Recordó que “hoy, tenemos exactamente un año de trabajo por delante, un año en el que habrá un proceso electoral y en el que la intensidad política del momento podría permear a la actividad de la vida legislativa”.

Seguramente, también, habrá algunos relevos y nuevas caras en esta asamblea, abundó.

Así que uno de nuestros mayores retos, de todas y todos, será evitar distracciones, intensificar el paso para no dejar pendientes y que esta Legislatura histórica por muchas razones, cierre su último año como lo ha hecho hasta ahora: sirviendo a nuestras y nuestros representados; sirviendo a los intereses de Veracruz; cumpliendo la ley; mandando, pero obedeciendo al pueblo, porque a final de cuentas, el poder es del pueblo, remató.

Al final, el Diputado pidió a los presentes un minuto de aplausos para las personas que han perdido la vida a causa de la pandemia de Covid-19 en Veracruz.

Compartir