Caminos actuales fueron diseñados sobre antiguas rutas prehispánicas: UV

Redacción Hora Cero

María Antonia Aguilar Pérez y Yamile de la Cruz Lira López, directoras de la Facultad y el Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana (UV), respectivamente, dialogaron el 29 de octubre sobre diversas características de las vías que comunicaban las costas del Golfo de México con el Altiplano central en las épocas precolombinas y colonial.  

Las investigadoras participaron en la sesión 23 del Webinario Internacional de Arqueología (WIA), organizado por el cuerpo académico (CA) Arqueología del Paisaje y Cosmovisión, con el tema Rutas de comunicación y comercio en la costa del Golfo; la moderación estuvo a cargo de Lourdes Budar Jiménez, directora de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI). 

Yamile Lira mencionó que existen vestigios que revelan que en el valle de Maltrata existió una fuerte presencia urbana en la época prehispánica, ya que esta región era una de las principales rutas de comunicación entre el sur del país y el Altiplano central.

Asimismo compartió que ésta no fue la única vía, ya que existieron otros caminos que transcurrían por lugares donde hoy en día se asientan diversas poblaciones como Tlaxcala, Perote, Zaragoza, Oyameles, Río Blanco, San Andrés ChalchicomulaAcultzingo, Tehuacán y Tuxtepec, por mencionar algunas.  

“La mayoría de los caminos coloniales construidos a partir del siglo XVII que comunican al Golfo de México con el Altiplano central, y muchos de los que existen hoy en día, se basaron en antiguas rutas prehispánicas”, aseguró.  

La investigadora destacó que el área de Maltrata está ubicada en una zona con un terreno escarpado, donde abundan valles escabrosos rodeados de niebla, que hasta el día de hoy complican la comunicación. 

En la época prehispánica y ante la falta de medios de transporte rápidos que atravesaran la región fue mucho más difícil mantenerse comunicado”, enfatizó. 

María Antonia Aguilar explicó que la parte sur del estado de Veracruz no sólo sirvió a los conquistadores de punto de entrada para obtener riquezas del Altiplano central, sino también de la región del valle de Oaxaca.

Asimismo afirmó que para acceder a esta zona los españoles se enfrentaron a un terreno accidentado y a diversos grupos de pobladores que opusieron resistencia, ayudados por las condiciones geográficas y el vasto conocimiento que tenían de la región. 

Y mencionó que la accidentada geografía de la zona dificultó en gran manera a los españoles el poder establecerse allí, así como incorporar a los nativos a las nuevas formas de gobierno. 

Por último comentó que la región bañada por los ríos Papaloapan, La Lana y Tesechoacán, contaba con unas jurisdicciones densamente pobladas que estaban sojuzgadas por los mexicas, situación que influyó ampliamente para que los habitantes de distintas poblaciones ubicadas en la zona de la Chinantla tomaran partido por los conquistadores recién llegados. 

Compartir