Inicia ya esta semana el proceso electoral en Veracruz y con éste se desata la guerra de encuestas: hechas derechas, piratas, a modo, pero todas con el fin de asegurar la nominación de su partido o coalición. Con esto también arranca más lodo, más descalificaciones y más ataques. Es decir, hasta con la cazuela se van a dar dentro y fuera de cada partido. ¡Dios nos agarre confesados a los electores!

Compartir