Esténtor Político

2 años de gobierno de la 4T; la realidad se desnuda con dos mundos paralelos

Miguel Ángel Casique Olivos

La persuasión de verdadero sin cuestionar ha sido la forma más simple de ganar adeptos a la ideología. La correspondencia se vuelve la forma de doblegar ante el pensamiento propio y razonado. Por tanto, comulgar y predicar el mismo mensaje hace devastador el camino para todos los que palpamos la realidad con flagelos. Despojarnos de una deidad no nos vuelve impuros, pero si pensadores elocuentes e ilustrados. 

No cambiar rumbos y miras para crear una vida sin dolores te vuelve cómplice y parte del problema por el que todos se deslindan y se niegan a tocar como un simple tabú. Llegamos a 2 años de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador con su 4T, sin estrategias económicas, políticas y de salud. La concentración del poder, la necedad y los caprichos hacen sorda a la conversación y a la necesidad de la medicación que buscan diversos sectores, organizaciones o dependencias nacionales y/o internacionales para salvar lo que queda de un país devastado por una guerra en la imaginación de AMLO; liberales contra conservadores.          

En días recientes, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, realizó un llamado enérgico y contundente para el gobierno mexicano: “México está en mala situación frente a la epidemia de Covid-19, que vio duplicar el número de casos y muertes entre mediados y finales de noviembre. Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio”. En tan duro mensaje, además de generar polémica, desmintió las proyecciones erróneas (otra vez) del Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. Sin embargo, la retórica volvió a ser el as bajo la manga para persuadir y cambiar las palabras del máximo líder de la OMS para voltear la culpa a los mexicanos, lavándose el gobierno las manos como comúnmente lo hace. 

Para deslindar culpabilidades, en la Ciudad de México la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum “aclaró” a la OMS que el manejo de la pandemia ha sido responsabilidad de su gobierno, y así, dejar intacto a López-Gatell, pese a las diferencias que ella tiene con él ante sus desaciertos. Al parecer, con tal hecho, a López Obrador no le gustó que hayan cuestionado y desmentido lo que para él ha sido “su anillo al dedo para sentar sus bases de su proyecto de gobierno”. 

Pese a todos los llamados que hacen los organismos más prestigiados y especializados del mundo para corregir y ayudar a México en esta gran catástrofe, se han topado con pared y “ganado” el calificativo de desestabilizador, reaccionario y conspirador de Estado. Parece ser que en la pedagogía amanuense no hay espacio para la crítica sino para la pelea. Los sofismas no se fugan a la criminalidad que ya han ejercido. El costo: las urnas en las próximas elecciones de 2021 y 2024. 

2 años de la 4T; dos mundos paralelos: el primero es golpeado por la realidad y el otro es besado por la mentira. Orgulloso, presume 97 de 100 compromisos cumplidos de su administración. Las voces al vacío responden los cuestionamientos a la calamidad y al oscurantismo en el que se sumerge México. Por el momento, querido lector, es todo.

Compartir