Desde el café

Ramos Alor, como la partera que culpa al niño

Bernardo Gutiérrez Parra

Entre las barrabasadas que dijo el secretario de Salud Roberto Ramos Alor durante su comparecencia, quizá su perla mayor fue cuando aseguró que los mexicanos son obesos, diabéticos e hipertensos por culpa del neoliberalismo. Si esto es verdad, el propio funcionario es el ejemplo más acabado del neoliberalismo veracruzano. ¿O qué? ¿Acaso no se ha visto la panza que se carga?

Ante los diputados locales y como parte de la glosa del segundo informe, Ramos Alor aprovechó el viaje para llenar de incienso a los médicos cubanos que vinieron a México a apoyar en la lucha contra el Covid, y los puso por encima del esfuerzo heroico que hacen un día sí y otro también los médicos mexicanos y veracruzanos.

¿Fue loable el trabajo de los médicos caribeños? Por supuesto que sí, muy loable. Lo que se le critica al funcionario es que menosprecie el sacrificio de los facultativos locales, sobre todo de quienes dejaron sus vidas en los hospitales y clínicas del estado.

Lo que no dijo el Secretario de Salud, es que los cubanos cobraron 135 millones de pesos (o 6 millones 200 mil dólares al tipo de cambio de hace unos meses) por estar unas semanas entre nosotros. Sin contar con comidas y hospedaje que fueron por cuenta del país anfitrión.

Es decir, el gobierno de Cuba cobró por cada uno de los 585 médicos que nos envió 230 mil 770 pesos, que nunca en su vida los ganará un médico que trabaje en el Sistema de Salud Estatal y menos los médicos cubanos, hay que decirlo.

A Veracruz se enviaron 10 médicos con lo que el gobierno de Cuba se echó a la bolsa 2 millones 307 mil 700 pesos. Además, contaron con mejores implementos para realizar su trabajo. ¿O supiste lector de alguno que hubiera contraído el Covid?

Ramos Alor también se fue contra 12 médicos de Coatzacoalcos que se ampararon para no trabajar con enfermos de Coronavirus y los llamó traidores a la patria. ¿Con qué derecho habla de esa manera? ¿Qué calidad ética y moral puede tener un individuo que tiene a los médicos del Sector Salud trabajando a marchas forzadas y sin ningún tipo de aliciente?

Lo que calló es que esos 12 médicos actuaron así por falta de equipo para atender a los pacientes y porque debido a eso dos de sus compañeros murieron.

A Ramos Alor le han pedido en todos los tonos implementos para enfrentar el coronavirus y su respuesta ha sido “trabajen con lo que hay”. El problema es que no hay mucho con qué trabajar.

La fatiga de los médicos ya es crónica; han batallado por meses con la pandemia, casi no han tenido descansos y sus jornadas laborales generalmente sobrepasan las ocho horas. Pero el responsable de la salud de los veracruzanos ha sido omiso a sus necesidades y requerimientos.

En apenas dos años Roberto Ramos Alor ha llevado a Veracruz a los primeros lugares en dengue, influenza, VIH y ahora en coronavirus. Y para cada enfermedad ha tenido mil excusas. Es como la mala partera que le echa la culpa al niño.

Pero en medio de todo lo malo lo bueno es que ya se va. Y es que independientemente de las barrabasadas que ha cometido como Secretario de Salud, es el funcionario que más observaciones tuvo por presunto daño patrimonial a la Cuenta Pública del año anterior.

Y no lo correrá el gobernador Cuitláhuac García que tanto lo aprecia; su cese vendrá de más arriba, del meritito altiplano.

Y hablando de Omisiones

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez, ha sido omiso y no ha garantizado que se protejan los derechos de personas con discapacidad, por ello, deberá acatar las resoluciones del Poder Judicial de la Federación que lo obligan a emitir el reglamento correspondiente a la Ley 822 de Integración de las Personas con Discapacidad en el Estado de Veracruz.

Lo anterior lo manifestó en conferencia de prensa el presidente estatal de PRI, Marlon Ramírez Marín, que estuvo acompañado del secretario de Atención a Personas con Discapacidad, Martín Pineda Selvas.

Marlon dijo que queda de manifiesto que el actual gobierno de la República y el gobierno del Estado, no tienen una vinculación ni política clara, para atender a miles de veracruzanos y mexicanos con discapacidad. “Desaparecieron apoyos para transporte a personas con discapacidad, desaparecieron fondos para ayudar a deportistas paralímpicos y no hay una política clara para este sector de la población”, señaló.

Indicó que su partido es incluyente y con los procesos de renovación de comités municipales, se han nombrado más de 80 secretarios de atención a personas con discapacidad en Veracruz.

Por su parte, Martín Pineda Selvas indicó que la Ley 822 para la Integración de las Personas con Discapacidad en Veracruz, fue emitida desde el 2010, acordada por el Congreso local y publicada en marzo en la Gaceta Oficial del Estado, y en su artículo tercero contiene la obligación para el Ejecutivo estatal de proponer la iniciativa de ley del reglamento, sin embargo, esto no se ha cumplido y no han sido atendidas sus peticiones por parte del Gobernador.

El abogado Jorge Alberto Trejo Bonilla indicó sobre el tema: “Debido a la carencia de reglamento, desde enero se solicitó al gobernador que enviara al Congreso local la iniciativa de ley concerniente al reglamento, pero no respondió, y debido a esa omisión fuimos al juicio de amparo ante el Poder Judicial de la Federación, en el que se propusieron tres juicios en diversas partes del estado y el resolutivo indica que el gobernador está obligado a promulgar la iniciativa de ley de este reglamento”.

Trejo Bonilla agregó que el gobernador interpuso un recurso de revisión, sin embargo está fuera de tiempo, y se espera que debido a la pandemia y otros factores a más tardar en este mes de diciembre el Tribunal Colegiado de Circuito emita un resolutivo a favor de las personas con discapacidad, para que a partir de ahí, en un plazo de noventa días, el Cuitláhuac García cumpla con su obligación.

Que así sea.

bernardogup@hotmail.com

Compartir