Hipólito Rodríguez destruye en lugar de construir: Antorcha

Samuel Aguirre Ochoa

Hipólito Rodríguez Herrero, solo sirve para mentir, tal como lo dejó en claro al acusar en días pasados al Movimiento Antorchista de haber arrebatado las instalaciones del Complejo Deportivo y Cultural “Salvador Díaz Mirón” al gobierno y de estarle dando uso particular. Miente Hipólito, porque Antorcha ha gestionado en el estado de Veracruz y en todo el país decenas de complejos de este tipo y en todos lados son obras de beneficio común, de uso colectivo que impactan benéficamente a toda la población.

En primer lugar, es necesario aclarar que el dinero para la construcción de las obras del complejo “Salvador Díaz Mirón”, fue etiquetado en el Presupuesto de Egresos de la Federación y entregado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien a su vez lo envío a la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno del Estado de Veracruz. Siendo ésta la responsable de llevar a cabo la construcción de las obras, en coordinación con las áreas operativas de los gobiernos estatales y municipales.

Ningún integrante del Movimiento Antorchista tuvo injerencia en estos procesos legales, por lo que si el Ayuntamiento de Xalapa quiere interponer denuncias de cualquier tipo por considerar que exista alguna irregularidad en las obras citadas debe hacerlo en contra de dichas dependencias y presentar las correspondientes pruebas que demuestren sus acusaciones.

La infraestructura deportiva y cultural que existe en dicho complejo no es utilizada con fines de lucro, sino que sirve para que niños, jóvenes y adultos de diferentes colonias de Xalapa y de otros municipios del estado practiquen actividades edificantes y se formen como mejores ciudadanos. Por lo que también es falso que sean utilizados exclusivamente por antorchistas, pues cualquier ciudadano puede hacer uso de las instalaciones, siempre que cumpla con el reglamento establecido, como en cualquier otra institución, para cuidar el espacio físico y la sana convivencia entre los usurarios.

Además, en estas instalaciones se encuentra el albergue estudiantil “Salvador Díaz Mirón”, institución que desde hace 25 años ha servido para que cientos de jóvenes humildes provenientes de zonas indígenas y marginadas de Veracruz y de otros estados puedan cursar sus estudios universitarios y salir adelante con su formación profesional.

Las calumnias del alcalde Hipólito Rodríguez, son la respuesta visceral a la exigencia de los colonos de Xalapa para que les resuelva las necesidades de sus colonias, necesidades de primer orden como drenajes, aguas potables, pavimentaciones de calles, construcción de aulas, alumbrado público, etc. El alcalde trata, con esta agresión, de desviar la atención de la población de lo que él no ha realizado, de su falta de resultados e ineptitud.

En lugar de destruir algunos espacios deportivos que ya existían, como fue el caso de la unidad deportiva de la colonia 6 de junio, a la cual le destruyó dos canchas techadas, que con mucho esfuerzo los vecinos habían logrado construir, Hipólito Rodríguez, debería impulsar proyectos de este tipo, porque hasta el momento no ha hecho nada en materia educativa, deportiva y cultural para beneficiar a los xalapeños. E incluso, es necesario dejar bien claro que boicoteó la conclusión de citado complejo cultural y deportivo, al regresar por 2 ocasiones los dineros (más de 100 millones de pesos) que la Secretaria de Hacienda había etiquetado para terminar las obras. Es un boicoteador de las obras que benefician a la ciudadanía.

Dada la incapacidad del gobierno morenista de impulsar este tipo de proyectos edificantes, no les queda más que atacar a quienes sí lo han hecho, dando resultados para el pueblo de Veracruz. Por eso vocifera en contra del Movimiento Antorchista.

Va a estar muy, pero muy difícil que Hipólito Rodríguez logre su objetivo, pues el Complejo Cultural y Deportivo, que lleva por nombre el de un ilustre poeta veracruzano, lleva años de venirse construyendo con la participación de miles de xalapeños, que han aportado su granito de arena y lo siente como una obra del pueblo organizado y lo defenderán con la vida de ser necesario.

Además, la Asociación Civil que ha coordinado los trabajos de construcción durante años tiene toda la documentación en regla y las actividades que allí se realizan se apegan al objeto social de la misma. Pero Hipólito es como aquellos personajes que ni píchan ni cachan ni dejan batear. Lo suyo son los viajes intergalácticos que producen el consumo de determinadas sustancias prohibidas. Al menos, esos dicen muchos funcionarios municipales.

Se equivoca una vez más este personaje, que durante décadas ha vivido del erario, mamando de la ubre en la Universidad Veracruzana, sin aportar nada a la población. Con la gente organizada y consciente se dará de topes.

Compartir