Hora cero

Sistema Anticorrupción, sin recursos

Luis Alberto Romero

La titular de la Contraloría General del Estado, Mercedes Santoyo Domínguez, se refirió durante su comparecencia ante el Congreso de Veracruz, el pasado lunes, al trabajo del Sistema Estatal Anticorrupción. Dijo que dicha instancia se quedó corta y que su comité coordinador incumple las normas para las sesiones.

Es necesario, apuntó, exigirle (al SEA) resultados.

La funcionaria del gabinete veracruzano sostuvo que se debe revisar qué hace el SEA, para evitar contar con una política anticorrupción distante de la realidad de Veracruz.

El problema del Sistema Anticorrupción de Veracruz pasa por el tema presupuestal, dado que en el presupuesto para el ejercicio 2020, dicho ente fue sumamente castigado en términos de recursos.

De hecho, este año, el SEA pasó por su más fuerte crisis desde que fue creado en 2018. Ante la falta de recursos etiquetados, el Congreso local parece que condenó al organismo al fracaso.

En diciembre de 2019, el SEA solicitó un presupuesto de 32 millones de pesos, pero el Congreso del Estado sólo aprobó poco más de 18 millones.

Esos recursos eran evidentemente insuficientes para la operación del ente responsable de delinear las políticas públicas en materia de combate a la corrupción.

En enero pasado, el entonces presidente del Comité de Participación Ciudadana, Emilio Cárdenas Escobosa, se quejó por un recorte que obligó a reducir salarios a todo el personal, incluyendo por supuesto a los comisionados.

Ya se veía desde el inicio del año que los recursos etiquetados sólo alcanzarían para cubrir la nómina de los meses de enero a mayo; a partir de junio, el Comité no tendría la posibilidad de mantener operaciones.

En mayo del año que está por terminar apuntaba en estos espacios que el Consejo de Participación Ciudadana del SEA estaba a punto de la muerte por inanición.

Emilio Cárdenas declaraba que al parecer la intención del gobierno estatal era desaparecer a dicha instancia o bien asfixiarla económicamente.

A pesar de que la Ley 348 del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz establezce una partida para el pago de honorarios de los integrantes del Comité de Participación Ciudadana; en los hechos, los comisionados no cobraban de forma puntual; por si fuera poco, están impedidos para tener otra actividad remunerada.

Emilio Cárdenas dejó la presidencia del SEA en junio pasado; a dicho espacio llegó Alma Delia Hernández. Las diferencias entre la presidenta del CPC y la contralora Mercedes Santoyo Domínguez, quien por cierto también fue comisionada del propio Consejo, fueron evidentes.

En su comparecencia del pasado lunes, la contralora criticó el trabajo del SEA; sin embargo, habría que decir que el organismo ha operado prácticamente sin recursos, al extremo de que en el pasado fueron necesarios los recortes de personal. Los propios trabajadores se quejaban de que no tenían ni siquiera para papelería.

Ese presupuesto sumamente limitado obligó al CPC a cancelar los eventos programados, básicamente foros para enriquecer la agenda anticorrupción. Hoy es muy fácil exigir cuentas y trabajo al Sistema, pero nunca hubo una intención real de darle viabilidad a un ente que, además, por su propia naturaleza resultaba incómodo. @luisromero85

Compartir