Hora cero

Inseguridad en tiempos de pandemia

Luis Alberto Romero

En los últimos cinco años, entre enero de 2016 y octubre de 2020, en todo el país se cometieron  más de 128 mil homicidios dolosos; y 5 mil 637 secuestros fueron denunciados.

En ese periodo de un lustro, en Veracruz la fiscalía estatal consigna 6 mil 894 homicidios dolosos y 884 secuestros.

De esos datos se desprende que el 6.7 por ciento de los homicidios del ámbito nacional se concentra en Veracruz, entidad que genera el 12 por ciento de los secuestros.

Los años más violentos para Veracruz en cuanto al homicidio doloso fueron 2017 y 2018, que corresponden curiosamente al bienio en que la entidad fue gobernada por Miguel Ángel Yunes. Curioso, porque una de las principales banderas de campaña del yunismo en 2016, junto al combate a la corrupción, era la eficiencia en materia de seguridad pública.

El gobierno de Yunes Linares acumuló más de 3 mil 200 homicidios dolosos y casi 350 secuestros.

2019 un fue un buen año para la entidad en cuanto a los casos de privación ilegal de la libertad, dado que en ese periodo se registraron casi 300 casos. Habría que decir que 2020 se perfila como el año con la cifra más baja de secuestros en Veracruz, al registrarse, de enero a octubre, poco más de 100 casos.

El tema de la inseguridad, la violencia y el combate al delito surge a propósito de un estudio reciente del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República. Dicho trabajo indica que antes de la pandemia, entre 2008 a 2019, la inseguridad fue el problema percibido como el más apremiante para los mexicanos.

Ello se refleja en el hecho de que entre 2018 y 2020, en el Congreso de la Unión se presentaron más de mil 500 iniciativas sobre seguridad y justicia; entre las más destacadas se encuentran las relativas a la Guardia Nacional, la regulación del uso de la fuerza pública, el registro de detenciones y la formación policial.

Este año, diversos estudios indican que las principales preocupaciones de la población tienen que ver con la salud, en primerísimo lugar, y el empleo.

El trabajo “Agendas ciudadana y legislativa 2020-2021: Inseguridad pública en el contexto de la pandemia”, del investigador Israel Palazuelos Covarrubias, explica que las preocupaciones relacionadas con la inseguridad y la justicia fueron desplazadas temporalmente por otras derivadas de la crisis sanitaria, básicamente la salud y el desempleo.

El investigador del IBD prevé que la seguridad pública recobrará su importancia central entre las preocupaciones de la población en el futuro.

Sin embargo, en tanto no se logre bajar el ritmo de contagios de Coronavirus (actualmente hay unos doce mil nuevos casos cada día) y mientras no se recupere la economía para llegar a los niveles que existían previo a la crisis sanitaria, se observa muy difícil que salud y desempleo dejen de ser el principal motivo de preocupación en México y en Veracruz; y ello se reflejará tanto en la agenda legislativa como en el discurso de los actores políticos durante el proceso electoral en puerta. @luisromero85

Compartir