“Que la luz de la Navidad traiga consuelo a todos los que sufren”: Arquidiócesis

Comunicado / Arquidiócesis de Xalapa

¡Que repiquen las campanas, es Navidad!

El jueves 24 de diciembre de 2020 celebraremos la NOCHE BUENA, la noche del nacimiento del Hijo de Dios que ha traído paz, alegría, reconciliación y esperanza a toda la humanidad, esa noche santa repicarán las campanas y toda la comunidad cristiana está llamada a contemplar esta epifanía del amor de Dios revelada en Belén de Judá.

En los portales de Belén presentes en los hogares, las Iglesias y algunas plazas públicas contemplamos las imágenes de José y María que nos muestran al hijo de Dios recostado en un pesebre. Ese signo maravilloso nos recuerda qué es lo central en estos días. El centro de las fiestas navideñas es EL NACIMIENTO DE JESÚS.

Los portales de Belén son como una voz que despierta y anima todos los corazones abatidos, afligidos, cansados y rotos. En medio de la obscuridad de aquella noche buena Dios nos habló por medio del su hijo Jesús. Esa voz de Dios no la puede ni la debe apagar ninguna calamidad por difícil que parezca. La voz de Dios debe resonar siempre porque además es una palabra creadora. Todo lo que dice lo hace.

En la noche buena, el repicar de las campanas de navidad nos remitirá a la gruta de Belén donde ha sucedido el misterio del nacimiento del hijo de Dios por medio del cual Dios se ha acercado a la humanidad para compartirnos su gloria. En ese sentido, las campanas nos recuerdan que Dios está cerca para protegernos, para ayudarnos y consolarnos; las campanas nos recuerdan que alguien en algún lugar sagrado está orando por ti al creador de todas las cosas, de esta manera, el sonido de las campanas genera esperanza, alegría y gozo, al escuchar el repicar de las campanas los corazones que sufren se llenan de aliento y de consuelo. Las campanas son como un bálsamo divino que cura los corazones destrozados. Por eso,  ¡que no dejen de sonar las campanas!

En navidad, la ternura de Dios se manifiesta a toda la humanidad por medio de la imagen del “niño Dios”. San Juan evangelista lo expresa de esta manera: “El verbo de Dios se hizo carne y puso su Morada entre nosotros” (Jn 1, 4). Dios asume la condición humana para redimirnos del pecado, transformar la realidad y alejar de nosotros todo signo de oscuridad. El verbo de Dios se hizo carne y puso su morada entre nosotros para dignificar la nuestra.

Ciertamente, celebraremos la navidad en medio de una realidad desafiante y difícil. Miles de hogares mexicanos han sufrido alguna pérdida. Según cifras oficiales, son más de 117 mil muertos, por causa de un mal manejo de la crisis sanitaria causada por el COVID-19.

Deseamos de todo corazón que la celebración del nacimiento del Hijo de Dios reavive y actualice la profecía de Isaías que se proclama en la liturgia de Navidad: “El Pueblo que caminaba en las tinieblas, vio una gran luz; sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció… porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9, 1.5).

Para los que compartimos la fe cristiana, la celebración del nacimiento del hijo de Dios no sólo nos llena de alegría y gozo porque nos recuerda lo que Dios ya ha hecho por nosotros, sino también alimenta nuestra esperanza y caridad y nos compromete en la construcción de una mejor sociedad.

La realidad no se transformará si sólo somos espectadores de lo que está sucediendo o sólo lamentamos los fracasos y ocurrencias que están sucediendo. Necesitamos comprometernos cada uno desde su propia vocación y misión para que también nosotros veamos esa “gran luz” o para que la luz “resplandezca” en nuestras vidas siendo agentes de transformación.

Nos alegra que cada vez son más los ciudadanos interesados en los asuntos públicos y que se está buscando una mejor participación ciudadana; es alentador que diferentes actores sociales están siendo propositivos en la construcción del tejido social; muchos ciudadanos se están organizando y comprometiendo con el bien común, con el respeto por la vida y la dignidad de las personas, la justicia y los valores humanos.

Que la luz de la Navidad traiga consuelo a todos los que sufren para que experimenten la ternura de Dios que siempre está cerca; que quienes son víctimas de la violencia sientan el consuelo y la paz que viene de Dios y que la llegada de la Navidad transforme los corazones de todos para que seamos una mejor sociedad.

Que la Navidad nos ayude a trabajar por hacer de esta tierra una digna morada del hombre. ¡Feliz navidad!

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Compartir