Clausura de obra en Poza Rica deja sin empleo a 80 personas

Francisco De Luna /
Xalapa, Ver.-Desde hace dos meses y medio que la construcción de una tienda departamental fue clausurada en la ciudad de Poza Rica por el personal de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente (PMA).
El argumento es que las maniobras afectan al entorno ecológico, pero a decir del secretario de trabajo de los transportistas adheridos a la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), José Isauro Ramírez Nieto, hay otras afectaciones que son a los jornaleros.
Porque un promedio de 80 trabajadores se quedaron sin el empleo, en plena pandemia cuando para muchos sectores sociales tienen afectaciones económicas y con estos trabajos tenían la oportunidad de tener el sustento familiar.
Con la clausura se interrumpen pagos de impuestos ante el Infonavit e IMSS por parte de los asalariados, fondo de ahorro, el tres por ciento a la nómina, y así como los pagos de fin de año como aguinaldos y otras gratificaciones para el personal.
La obra fue clausurada por carecer de un permiso para el retiro y destino final de material pétreo que contiene combustible.
Los obreros hallaron materiales contaminados de gasolina o diésel que permanecían enterradas en un área del predio que hace 20 años fue utilizado como un pozo de visita de una gasolinera, y que quedó descubierto mientras derrumbaban las antiguas instalaciones.
La interrupción de la obra ha generado pérdidas económicas incalculables y hasta despidos del 80 por ciento de los trabajadores.
Las maniobras fueron canceladas el pasado 13 de octubre cuando inspectores de la PMA arribaron en el predio donde las maquinarias demolían unos antiguos edificios, e iniciaban con las excavaciones para desenterrar los cimientos estructurales que seguían en pie.
Fue así que los representantes de la PMA clausuraron el proyecto cuyo costo rebasa los 50 millones de pesos.
Además, exigen que la empresa que construye tramite un permiso adicional para la extracción, el traslado y destino final de la grava que contiene combustible.
Pero esa situación ha provocado que unos 20 conductores de camiones se queden sin empleos; anteriormente eran 50 trabajadores, aparte tenían contemplado contratar 10 obreros más, haciendo un total de 300 familias perjudicadas por la suspensión de la edificación de otra tienda “Coppel”.
Este se ubica en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, casi esquina de la avenida Palmas, del fraccionamiento Palmas.

Compartir