En la mira

Quiere Winckler salarios caídos
Silverio Quevedo Elox
Justo en este último mes del 2020 se difundió una noticia sobre el exfiscal yunista Jorge “N” en el sentido de que un Juzgado Federal negó la suspensión definitiva al amparo contra la remoción de su cargo.
El Juzgado 15 de Distrito consideró que los actos reclamados son hechos consumados así como que el interés de la parte quejosa no puede estar por encima del interés de colectividad.
En cuanto al reclamo de pago de su salario, se advierte que es improcedente, ya que posterior a las fechas de su separación del cargo no existen vínculos entre él y la Fiscalía General del Estado.
Sin duda, el proceso para llamar a cuentas al extitular de la FGE ha sido lento, y desde luego, ha levantado suspicacias entre la clase política veracruzana porque se han escuchado voces de que hay un acuerdo entre el anterior gobernante y la Cuatro “T” para que el implicado no pise la cárcel.
No obstante, hay quienes aseguran, sobre todo abogados, que la estrategia del gobierno morenista ha sido larga, pero al final de cuentas dará resultados, puesto que hay que reconocer que en un principio, les ganó la desesperación y hasta podría decirse que dieron “palos de ciego”.
Y es que después de que se liberaron las órdenes de aprehensión en septiembre del 2019 contra Jorge “N”, según ha trascendido, el plan llevaba dos aristas: tenían que esperar que el exfiscal se quedara sin recursos tanto legales como económicos para hacer más fácil su captura, y al menos lo primero ya sucedió.
Al respecto, un funcionario en una mesa de coordinación para la construcción de la Paz sentenció: “cuando se le acabe el dinero que se llevó va a nadar hacia la orilla y ahí lo vamos a atrapar”.
De manera que todo indica que se le está acabando el oxígeno al exfiscal, quien es buscado por la justicia veracruzana en diversos estados del país, así como también por la Interpol en diferentes ciudades del extranjero entre las que, según las versiones, se mueve el abogado de la familia Yunes.
¿Será que en el 2021 sea capturado y procesado por los delitos del fuero común y federal que se le imputan, entre ellos el de secuestro?
MUY EN CORTO
YA NO HAY COVID EN EL PUERTO JAROCHO. En una aberración política del Gobierno Municipal de Veracruz y en un atentado a la salud pública, el ayuntamiento tuvo una gran respuesta a la convocatoria que emite para que ciudadanos y turistas acudan a visitar al puerto de Veracruz. De lo que su alcalde, sin duda, debe estar orgulloso.
Una transmisión en vivo del periodista Wilber Vázquez, de un medio digital, da cuenta de la concurrencia que sin conciencia alguna, pero alentados por la autoridad local, pide que se visite la ciudad, con un Zócalo porteño atestado y al llamado de la “peatonalización” de la principal avenida, Independencia.
El periodista insiste que en el último domingo del año estaba sumamente saturado en el corazón del puerto de Veracruz y que uno de los negocios que ahí se encuentran, es el del presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, CANIRAC, Daniel Lois.
Explica el reportero Wilber en medio de la multitud, que se trata de El Estribo, que se ubica en el hotel Diligencias, en la esquina de Independencia y Lerdo, frente al Zócalo, y que “es uno de los más beneficiados”.
Por cierto, de la misma familia, de Sergio Lois, los del Hotel Lois, donde se han registrado diversos hechos nada gratos, y que lo han proyectado en redes sociales, también es uno de los establecimientos que está teniendo más auge con el turismo al relajarse las medidas por la pandemia.
En su crónica, al transmitir en tiempo real, el ambiente que se vivía anoche en el puerto, el corresponsal explica que cada vez es más la aglomeración pero sobre todo preocupante, cuando el puerto ocupa el primer lugar en contagios y muertes por el Covid-19.
La pregunta es: ¿Y las autoridades locales, estatales y federales?
Compartir