La vuelta a Veracruz en un teclazo

Morena y el arte de tragar sapos

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

De todos es sabido el eterno pleito en que viven las tribus morenistas veracruzanas. Las patadas que se dan no son solo por debajo de la mesa, sino por donde se presente la oportunidad. Es innegable que Ricardo Ahued Bardahuill no es santo de la devoción de muchos de esos morenistas, pero tuvieron que tragar sapos e “invitarlo” este lunes a ser su candidato a la presidencia municipal por Xalapa.

Ni a la diputada federal Dorheny García Cayetano ni a las locales, Rosalinda Galindo Silva ni Ana Miriam Ferráez Centeno, les daba para ser abanderadas competitivas, máxime cuando el PRI y el PRD, hasta ahora, se dice postularan al también empresario y ex presidente municipal, David Velasco Chedraui.  Por más que pelearon la cuota de género, juntaba más gente un atropellado en Lázaro Cárdenas que ellas tres, y eso sin mencionar todos los negativos que arrastran: mucho escándalo y poco, muy muy poco trabajo.

Como sea salieron al café, muy sonrientes, acompañadas del presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarín, a extenderle la invitación al rey de los plásticos en Veracruz, porque el dicho dice que para que la cuña apriete debe ser del mismo palo y ninguna de ellas iba a ser competencia para Velasco Chedraui.

Sin embargo, ni con Ahued la tienen segura los morenistas en Xalapa: primero, por el pésimo trabajo del actual edil, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, quien nada más no se pone las pilas ni porque ya estamos en pleno proceso electoral. Circulen por el Circuito Presidentes para caer en uno de los pozos que ya hay sobre esa transitada avenida, los cuales llevan meses ahí y ni grava les pone; echen un ojo a cómo luce la ciudad y verán que lejos de sumar, solo le restará a don Ricardo pues en más de 3 años no ha hecho absolutamente nada más que sepultar a Xalapa.

Segundo.  ¿Con qué cara se va a parar Ricardo Ahued en una colonia como la Antorchista, el Sumidero, la Luis Donaldo Colosio o cualquiera de la periferia, a pedir el voto cuando este gobierno morenista ha “donado” parte de las vacunas a países más pobres, cuando les quitó el Oportunidades, el Seguro Popular y demás programas? ¿De verdad creen que en Veracruz, en Xalapa, se vive en la abundancia?

Tercero: ¿Qué les dirá Ahued a los representantes de cámaras empresariales, a los comerciantes como candidato cuando su partido es el que se ha negado a entregar estímulos económicos, condonaciones de pagos para el sector empresarial?

Cuarto: ¿Cómo decir que en Morena sí son honestos cuando viene arrastrando a un Manuel Bartlett, a una Ana Gabriela Guevara, a un Pío López Obrador, a una Felipa Obrador y él, como senador, no se ha inconformado por esta corrupción tolerada?

Quinto: Morena no le aporta nada a Ricardo Ahued; por el contrario, le resta.   Ahued es la última esperanza del partido Movimiento de Regeneración Nacional para retener Xalapa.  ¿Se va a prestar Ahued a ser la comparsa?

@YamiriRodríguez

Compartir