Mesa de redacción

El caso de Ricardo Ahued Bardahuil

Enrique Yasser Pompeyo

Desde el momento en que se manejó la versión de que Ricardo Ahued Bardahuil podría ser el abanderado de Morena para contender por segunda ocasión por la presidencia municipal de Xalapa, las reacciones no se han detenido.

Alrededor del ex alcalde, ex diputado local, ex legislador federal y actual senador se ha creado la imagen de un político transparente, intachable e impoluto.

No obstante, hay quienes plantean dudas e interrogantes.

Si llegara a ser el candidato y en el escenario de que ganara, una vez en la alcaldía, ¿se negaría a desobedecer una instrucción de la Federación, una orden presidencial?

El actual edil Pedro Hipólito Rodríguez Herrero ha devuelto a la Tesorería del gobierno federal millones de pesos que debieron aplicarse en obras que tanto necesitan miles de habitantes de las colonias más desprotegidas y que carecen hasta de los servicios más elementales.

Don Ricardo Ahued Bardahuil, de llegar a ser de nuevo presidente municipal, ¿navegaría a contracorriente?

Pero hay quienes también cuestionan que si dejó, aunque de manera temporal, el escaño de la Cámara Alta en el Congreso de la Unión por una orden presidencial o “invitación” para hacerse cargo de la Administración General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria (SAT), espacio que también dejó para regresar como senador, ¿quién le garantiza a los xalapeños que no hará lo mismo en el caso de que llegara a ganar la alcaldía?

¿Se prestará al juego con la única pretensión de retener la capital de Veracruz y con ello intentar salvar un proyecto que resultó ser sólo un espejismo?

Los xalapeños no lo merecen y mucho menos la población más vulnerable, los más desprotegidos.

¿Tirará al bote de la basura la confianza y credibilidad que toda su vida le ha costado ganar, sólo por la ambición de unos cuantos o de una sola persona?

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir