Esténtor Político

¡Mire usted… mire usted cómo son las cosas!
Miguel Ángel Casique Olivos
«Sí, sí…, mire usted cómo son las cosas, me decía hace unos días un amigo oaxaqueño de Juchitán, quien tras unas frases de agradecimiento porque a ese buen hombre todos los días le llega y escucha «Porque las noticias nos buscan…», un resumen de las notas de portada que diariamente circula vía redes sociales, esas a las que ahora para AMLO son «malditas redes» pero que, de todas maneras, tienen su utilidad para comunicarnos todos los días y a todas horas.
«Mire usted… mire usted cómo son las cosas», -insistía. «Allá en la Ciudad de México o en la capital de nuestro estado (Oaxaca), todos los políticos dicen que trabajan por nosotros; pero no, no es así. Aquí (en Juchitán) los hospitales y clínicas de salud están cerrados; los muertos han aumentado y ya nadie dice que es por Covid; hasta antes de que llegara esa enfermedad no se moría mucha gente, ahora se nos van una, dos o hasta tres personas por día, sólo aquí en la comunidad.»
Este juchiteco trata de informase a diario y trata de sacar sus propias conclusiones con lo que alcanza a leer o enterarse. La anécdota es sencilla y se vuelve relevante porque este día, martes 2 de febrero, llama la atención que un diario asegure que la Jefa de Gobierno, «Claudia Sheinbaum ha salido adelante en el control del Covid, la seguridad pública y apoyos a la mujer.» ¿Es en serio? ¿Algún capitalino puede creer esto? Los datos, dice la información, son de acuerdo a un sondeo nacional realizado por la empresa Consulta Mitofsky sobre popularidad.
La información señala que en el primer lugar de esa popularidad está la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum con el 87 por ciento; luego se forma el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, con el 82.7; el mandatario de Nuevo León, Jaime Rodríguez, con el 81.7 por ciento y Miguel Barbosa Huerta, otro finísimo gobernador de dotes de “buen cocinero”, con un 80.6 por ciento.
Pero resulta que si nos plantamos frente a cualquier mexicano que radique en la Ciudad de México (incluso usted, noble lector, intente comunicarse con algún conocido que radique en «La Ciudad del smog y del medio millón de contagios» y que usted conozca) y se le pregunta sobre cómo está gobernada la Ciudad de México, qué es lo que él ve y qué es lo que el conoce, la respuesta no será tan buena, lo aseguro. El Covid-19 en la CDMX no está controlado y las cifras de contagios y muertes son alarmantes, la gente se muere fuera de los hospitales y a muchos pacientes se les está enviando a otros estados porque aquí ya no hay cupo.
Nomás vea usted; nueve estados tienen más del 70 por ciento de ocupación de camas y la CDMX con el 87%, EdoMéx 82% y Puebla 78%. En contagios, tan solo en la CDMX, hay casi medio millón, 482 mil 472 y al menos 22 mil 600 fallecidos. De Miguel Barbosa qué se puede decir; es otro gobernante morenista que está totalmente reprobado, él lleva ya 17 meses en el cargo y sólo 1 de cada 10 poblanos aprueba su gestión, el 76.4% lo desaprueba. En Puebla hay 70 mil contagios y al menos 7 mil fallecidos, todo esto según cifras oficiales. Los datos reales, tanto en la CDMX como en Puebla, nos los ahorramos para otra publicación.
Las encuestas pueden ser un buen termómetro para conocer la opinión o percepción de la gente sobre el actuar de los gobernantes o sobre cualquier otro tema de carácter político, económico o social; sin embargo, ese recurso debe cumplir rigurosa y cabalmente con la metodología científica y, desde luego, los resultados también se deben equiparar con la realidad que acontece día a día, con lo que la gente siente, ve y brinda en sus testimonios.
Por eso resulta increíble que ahora alguien, como asesor, se vea muy interesado en querer cambiar la imagen de la consentida de AMLO para formarse para el 2024, que le quieran vender al pueblo una imagen de «alta popularidad» de Sheinbaum Pardo, popularidad que no existe y que no la tiene. El coronavirus no está controlado en la CDMX, la inseguridad está en números rojos y a esto se suma el último suceso de la explosión en las instalaciones de control del Sistema Colectivo Metro. Por otro lado, le Jefa de gobierno ha tenido que doblar las manos con los restauranteros que pedían apertura inmediata a pesar de que eso aumentará la cifra de Contagios.
Así que, como decía nuestra historia inicial de nuestro amigo juchiteco. Mire usted cómo son las cosas, los políticos dicen que trabajan por nosotros; pero no, no es así. En los pueblos y ciudades la realidad es otra: de tristeza y dolor, de miseria y de pobreza, de marginación y de abandono. Por eso él mismo nos comentó, de pasadita, que mejor está siguiendo los pasos de un joven oaxaqueño llamado César Hernández Olivera (un político joven que trae un proyecto nuevo para gobernar), que a sus escasos 29 años, anda recorriendo calles, pueblos y colonias, para buscar una diputación local en Oaxaca y dice que su frase es: «Yo no vengo a decir: ¡vamos a hacer esto!; les vengo a decir: ¡Hemos hecho esto y vamos a hacer más». Por el momento querido lector, es todo.
Compartir