Mesa de redacción

Herencias políticas

Enrique Yasser Pompeyo

En Xalapa hay inconformidad y molestia entre los panistas.

Verdaderos militantes que llevan años picando piedra han sido relegados y no son tomados en cuenta para poder participar a través de la conformación de las planillas municipales. Por el contrario, se ha privilegiado a los mismos de siempre.

Hay dos casos que tiene indignados a los militantes. El primero se trata de la familia Platas Córdoba.

Ana María Córdoba Hernández fue regidora en el Ayuntamiento de Xalapa entre los años 1997-2000. Su esposo Ramiro Platas García ocupó una regiduría de manera inmediata en la administración 2000-2004.

Luego, por segunda ocasión, Ana María Córdoba Hernández llegó al cargo en el periodo 2007-2010. Después, su hija, Ana Karina Platas Córdoba fue regidora durante los años 2014-2017.

Actualmente, en el fallido gobierno de Hipólito Rodríguez, Ana María Córdoba Hernández es regidora por tercera ocasión. Pero eso no es todo. Ahora, su hijo, Ramiro Platas Córdoba se encuentra en la planilla que presentó el aspirante a la alcaldía xalapeña, Sergio Hernández.

Es decir, por sexta ocasión esta familia busca colarse para incrustarse en la nómina municipal. Pero la molestia de los verdaderos militantes panistas es que los hagan a un lado, que los releguen, que los hagan menos.

Un segundo caso que llama mucho la atención es el de Tito Delfín Cano. Ya fue alcalde de José Azueta en el periodo 2004-2007 y más tarde presidente municipal de Tierra Blanca entre 2011 y 2013.

Fue diputado local plurinominal en la Sexagésima Primera Legislatura del Congreso del Estado (2007-2010) y por segunda ocasión cuando fue suplente y luego titular tras la licencia de Hipólito Deschamps Espino Barros en la Sexagésima Cuarta Legislatura del Congreso del Estado (2016-2018).

Pero de ese cargo, Tito Delfín se separó para buscar la diputación federal por el distrito de Cosamaloapan, la cual perdió al morder el polvo ante el morenista Valentín Reyes López.

Ahora, su hermano, Yirardo Delfín, también se encuentra en la planilla como regidor para Xalapa.

Las dudas y sospechas surgen porque Tito Delfín, actual secretario general del CDE del PAN, forma parte del grupo político de Joaquín Guzmán Avilés, pero hay quienes piensan que podría traicionarlo con tal de obtener prebendas y apoyos.

Por ello, advierten de los graves riesgos que podría generar una crisis interna que desestabilizaría al partido y que repercutiría en los futuros comicios.

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir