La vuelta a Veracruz en un teclazo

El asesinato de Gladys Merlín Castro y su hija

Por Yamiri Rodríguez Madrid

La violencia es una constante en Veracruz. Llegó hace años y, como un cáncer, nos ha invadido, sin que la autoridad haga el mínimo intento por extirparla. Justo ayer hablábamos del desbordamiento de la violencia política con el atentado contra la ex diputada local, Florencia Martínez Rivera y el asesinato de un precandidato de Morena a la presidencia municipal de Úrsulo Galván, cuando ahora somos otra vez noticia nacional por la ejecución de la ex diputada local priista, Gladys Merlín Castro y su hija Carla Enríquez Merlín al interior de su domicilio en Cosoleacaque.

Gladis Merlín Castro fue integrante de la LXIII Legislatura representando al distrito XXX, Fue también Presidenta Municipal de Cosoleacaque y Coordinadora Estatal de Programas Especiales. Era médico cirujano y abogada, con una maestría en Derecho Penal. Era hija de Heliodoro Merlín Alor, ex alcalde también de ese punto del sur veracruzano, como lo fue también su tío Juan. En enero de 2005 vivió una historia negra cuando sus seis perros rottweiller devoraron a su esposo, Carlos Hugo Enríquez Montejo.

Carla tenía 31 años.  Empezaba sus pininos en la política. De la Fundación para los Derechos de las Mujeres Náhuatl y Popoluca pasó a la subsecretaría de Fomento Ambiental en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa.

Buscó, sin éxito, ser diputada local y presidente municipal. Tal vez lo habría seguido intentando, de no haber sido asesinadas la madrugada de este lunes.

Diversas voces, del PRI, PAN y PRD han lanzado enérgicas protestas; la Fiscalía General de Veracruz (FGE) saca su machote de discurso que usa casi cada semana y dice que ya se está investigando, que se levantan pruebas, que no habrá impunidad. El secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, está callado, callado; quizá hasta cegado pues no ve el foco rojo en que se ha tornado Veracruz para México.  El de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, por las mismas, aun y cuando se filtraron fotos de las víctimas, presuntamente por la propia policía.

Estos, tristemente han sido asesinatos que han tomado notoriedad por quienes se trataba, pero es el día a día en un Veracruz plagado de violencia.

@YamiriRodriguez

Compartir