La vuelta a Veracruz en un teclazo

Orizaba, entre dos fuegos

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Orizaba es, sin duda, uno de los municipios más desarrollados y que más recursos genera en el Estado de Veracruz, pero lo que era su fortaleza se tornó también en su mayor debilidad pues, lo hizo atractivo para el secuestro, la extorsión y demás delitos.

Apenas el pasado 13 de febrero, luego de un operativo sorpresa de la Guardia Nacional en el que se pasó revista del armamento, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) asumió el control de la policía municipal y detuvo por unas horas a dos de los 350 elementos.

Lo anterior provocó que un grupo de los municipales se atrincherara al interior del Palacio, alegando que solo entregarían sus armas a la Secretaría de la Defensa Nacional y se rehusaron a ser trasladados a la Academia del Lencero en unidades sin rotular.

El presidente municipal y aspirante priista a la diputación federal por el distrito de Orizaba, Igor Rojí intentó ingresar, pero no solo le negaron el acceso, sino que no le tomaba la llamada Hugo Gutiérrez Maldonado.

No hay que perder de vista que, dos días antes, ahí mismo en Orizaba, tres policías estatales fueron acribillados al interior de su unidad que estaba afuera del Servicio Forense. Ni tampoco podemos olvidar que, en octubre de 2018, seis policías municipales estuvieron involucrados en el asesinato de dos jóvenes hermanos profesionistas justo afuera de su casa.

En junio del año pasado otros dos policías, de las llamadas Fuerzas Rurales, fueron detenidos por desaparición forzada. El tema no ha parado ahí.

Esta semana, el diputado federal priista, Héctor Yunes Landa condenó la intervención y propuso un exhorto a la Comisión Estatal de Derechos Humanos Veracruz (CEDH) para que, en el marco de sus atribuciones, garantice los derechos humanos y garantías constitucionales de los elementos de la policía municipal, pues afirmó que esta ha sido reconocida como una de las mejor preparadas del país, donde todos sus elementos han sido evaluados mediante exámenes de control de confianza; insistió en que la detención de dos de sus elementos fue ilegal, como lo confirmó el juez del caso, por lo que ayer mismo obtuvieron su libertad.

Es cierto que ha sido severamente criticado el operativo, pero también es innegable que la policía municipal tiene un tufo que no debe ni puede corromper a los elementos valientes y valiosos.

@YamiriRodriguez

Compartir