Productores de ladrillo se quejan por bajas ventas

Francisco De Luna /
Emiliano Zapata, Ver.-Desde hace 30 años, el señor Manuel Mendoza se dedica a la fabricación de ladrillos, pero en el lapso de 2020 a 2021, se acentuó la crisis para este sector laboral, uno de los que también sufrió afectaciones por la pandemia de coronavirus.
Estima que, al menos en los últimos seis meses, la producción disminuyó 50 por ciento, narró mientras estaba sentado a la espera que la primera tanda de tabiques saliera del horno humeante.
Su local está ubicado en El Lencero, municipio de Emiliano Zapata, zona conurbada con la ciudad de Xalapa.
Cada 25 días hornean los tabiques y llegan a producir hasta ocho millares, cantidad que ahora tarda en ser vendida porque las constructoras también pararon y por lo tanto la demanda del material es escasa.
«Bajó como 50 por ciento (…) horneamos, pero tenemos que pararle hasta que se venda lo que se quemó porque no da para invertir, ni para estar amontonando y seguir trabajando, no da»
Varias familias se quedaron sin empleo, luego llegó la crisis económica y por lo tanto en pocas ventas de casas, lo que hizo que las constructoras dejaran de laborar, explicó durante la entrevista mientras realizaban las maniobras.
Ahora cada millar cuesta 2 mil 300 pesos. Las medidas de los ladrillos van desde 28 centímetros de largo por 14 de ancho y seis y medio de grueso. Cada bloque crudo pesa cuatro kilos y quemado disminuye su peso.
Precisó que durante estas últimas tres décadas jamás se había vivido una crisis tan complicada como la que se atraviesa desde 2020 a la fecha.

Compartir