Denuncian agresiones contra feministas durante marchas

Comparte

Francisco De Luna /
Xalapa, Ver.-La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (Rnddhm), documentó diversas agresiones a los contingentes que marcharon el pasado lunes 08 de marzo.
Ocurrió en diversos estados, entre ellos Veracruz, Querétaro, Chihuahua, Puebla, Morelos, Hidalgo, Chiapas, Ciudad de México, Aguascalientes, por mencionar algunas de las entidades.
En esa fecha miles de mujeres en todo el país salieron a las calles para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, alzar la voz y exigir derechos y visibilizar la violencia continúa en el país.
“Enfrentaron persecución, hostigamiento, acoso policial y hasta cateos y detenciones en distintas partes del país”, describe el informe de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos.
“Condenamos la actuación de integrantes de distintos cuerpos policiales que llevaron a cabo acciones de hostigamiento y amenazas en contra de las mujeres feministas, periodistas y fotoperiodistas que participaron en las manifestaciones, de manera particular condenamos que en el estado de Aguascalientes aún se mantenga a ocho mujeres y dos hombres detenidos”.
Además se reportaron actos de intimidación contra las manifestantes en Veracruz, Michoacán y en Ciudad de México, en donde el monitoreo que realizó la Rnddhm permitió constatar el uso de gas lacrimógeno.
Aseguran que también hubo detención ilegal de cuatro foto-reporteras, cuyas pertenencias también fueron registradas por elementos policiales en el metro Hidalgo de la Ciudad de México.
Por ello, piden a los Gobiernos de los Estados como el Gobierno Federal hagan un llamado a que se garantice una actuación policial con pleno respeto a los derechos humanos y a la libre manifestación.
HECHOS QUE REPORTAN LAS DEFENSORAS
En la Ciudad de México, la jefa de gobierno informó sobre la detención de dos hombres armados, escoltas de una defensora de derechos humanos, a quienes se les acusó de robar escudos de la policía.
Las manifestantes acusaron represión con gas lacrimógeno y balas de goma, a pesar de que las autoridades afirmaron que la policía estaba desarmada y que repelió la agresión con extinguidores.
También dio a conocer que, tras la detención de cuatro fotógrafas de medios de comunicación en las instalaciones de la estación del Metro Hidalgo, se solicitó la sustitución de los elementos que participaron y del mismo director general de la Policía Bancaria e Industrial (PBI), José Arturo Blanco Hernández.
En Aguascalientes fueron detenidas 22 mujeres por daños al palacio de Gobierno. Grupos feministas informaron que 14 de ellas, acusadas de la comisión de faltas administrativas, saldrían tras el pago de fianza cercana a los 175 mil pesos; mientras que se procederá contra otras ocho manifestantes detenidas.
En Puebla, la secretaría de Gobernación señaló que los daños cometidos a inmuebles públicos y privados, al mobiliario público y las agresiones físicas hacia otras personas durante la marcha del 8M, ya son investigadas por la Fiscalía General del Estado.
En Chihuahua fueron detenidas y posteriormente liberadas 6 manifestantes.
En Querétaro, mientras feministas realizaron acciones de protesta en la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios de la Fiscalía, conductores de transporte público les “aventaron” camiones a las manifestantes.
También se realizaron acciones y movilizaciones donde se registraron algunos enfrentamientos con la policía en Morelos, Hidalgo, Chiapas y Veracruz, Tlaxcala y en seis municipios del Estado de México.
Las manifestaciones sin incidentes se registraron en Sinaloa, Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, Durango, Jalisco, Coahuila, Tabasco, Baja California, Colima, Tamaulipas, San Luis Potosí, Baja California Sur, Nuevo León y Zacatecas.
Dentro de las movilizaciones realizadas por las manifestantes destaca la resignificación de los nombres de las calles colocando “nomenclaturas” con los nombres de las víctimas de feminicidio y nombres de mujeres que nos han inspirado en la lucha feminista. La contracara de estas acciones fue la afrenta a las mujeres que supone el hecho de que ante las acciones de protesta frente al domicilio de una persona señalada en múltiples denuncias como agresor sexual en la Ciudad de México, dicho domicilio fuera “resguardado” con un despliegue policial exagerado.


Comparte