La vuelta a Veracruz en un teclazo

Comparte

Sofía Martínez, la doble historia

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

El 2 diciembre del 2019, Sofía Martínez Huerta, pasó a la historia al convertirse en la primera mujer en presidir el Poder Judicial del Estado de Veracruz. Pero lo que mal empieza, mal acaba.

Solo un mes después de haber sido nombrada magistrada, pese a los cuestionamientos de muchos aspirantes a ese cargo de que carecía de una sólida carrera judicial, llegó a la silla grande del Tribunal Superior de Justicia. La meteórica carrera no duró ni un año.

Inició el jaloneo y e l 23 de octubre del año pasado fue destituida como Presidenta por presuntos señalamientos por corrupción, lo que generó se ordenara al Poder Legislativo una investigación por malversación de fondos.   También había señalamientos mediáticos de haber metido a la holgada nómina del Poder Judicial a familiares y amigos, pero sin justificarla, lo mismo han hecho varios y varias diputadas locales, integrantes del gabinete morenista y nada ha pasado.

Sofía Martínez acusó en su momento haber recibido amenazas de muerte para dejar el cargo, supuestamente del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos y de algunos diputados locales, por lo que sentenció que no se habría de dejar. Pero el tema no paró ahí, pues el objetivo es dar reversa a su nombramiento como magistrada e inhabilitarla hasta por 10 años para ejercer un cargo en la función pública.

Ahora, el Congreso Local pospuso la discusión del dictamen para declarar el juicio político en su contra, pero eso no quiere decir que ahí parará el asunto para ella, sino que le han puesto una pausa, tal vez por el proceso electoral; tal vez porque le quieren crispar los nervios o tal vez, porque ya ha pasado en otras ocasiones, no tienen bien amarrado el caso, y sino que le pregunten al ex fiscal veracruzano, Jorge Winckler.

De concretarse el desafuero, la abogada volvería a escribir historia, pues sería la primera en ocupar la presidencia de dicho poder que fue enjuiciada. El colmo de los colmos, pues fue el fuego amigo el que la quemó, el mismo que la puso, la quitó y la desbarata.

@YamiriRodríguez


Comparte