Por la mitad de lo que sucede en México, en otros países salen a protestar a las calles: Mireya Toto

Comparte

Redacción

Nos hace falta construir más ciudadanía en México, por la mitad de lo que ha pasado aquí, en otras partes del mundo salen a las calles a protestar. No basta con ser mujer para generar la causa de las mujeres, debemos partir de la concientización, señaló, Mireya Toto Gutiérrez, feminista, e investigadora de la Universidad Veracruzana y del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Durante el Conversatorio Gobernanza Democrática con Enfoque de Género, convocado por la Fundación Colosio Veracruz, puntualizó que hay que empezar de cero, concientizar las repercusiones del desmantelamiento de las instituciones en el país y de cómo va a repercutir en la vida cotidiana de hombres y mujeres.

“Las mujeres tenemos que estar vinculadas con los temas de los problemas que nos aquejan en el día a día, por ejemplo, el de ecología, y con la Ley de la Industria Eléctrica, imaginen cuando vengan más apagones, las más afectadas serán las mujeres, porque se echará a perder la comida, parece algo sencillo, pero no lo es, porque implica el gasto familiar, ya hay escases de alimentos, medicamentos, etc.”, dijo.

Ejemplificó también el problema de desinformación respecto a las vacunas para Covid-19, “no tenemos información a nivel federal y estatal, además de cuándo llegarán las vacunas y cuáles son, y el hecho de que pidan la credencial de elector.”

“Se desacata la Constitución una y otra vez; como mexicanas y mexicanos no podemos acostumbrarnos a esas cosas, porque cuando se quiera reaccionar va a ser demasiado tarde”, destacó.

Con la pandemia se dio un incremento de la violencia al interior de los hogares, en este país en donde hay 30 violaciones diarias y 10 feminicidios diarios, “se deslegitiman los derechos de las mujeres y se propicia la impunidad, entonces, sino tomamos esto en primera persona y en las manos, nadie se va a ocupar de ello.”

Asimismo, lamentó que instituciones como la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), desaparecieran de repente del panorama, y estén en calidad de escenografía decorativa, “no están realizando la función para la cual fueron creadas y están siendo sostenidas con recursos públicos que derivan de los impuestos de la ciudadanía.”

Por ello, reiteró que se deben promover: la concientización, las alianzas estratégicas, la denuncia sistemática con hechos, argumentos, y el diálogo en un primer momento, “pero acá el diálogo no tiene carta de ciudadanía.”

Nadie se ocupará de los temas que preocupan a las mujeres, más que las mujeres.

En su intervención, Mónica Mendoza Madrigal, experta comunicóloga política y feminista, especificó que la gobernanza es la emergencia de nuevos actores para la gestión de temas que nadie atiende y parece que a nadie le importan, porque hay un Estado que no se da abasto o dejan de importarle temas, como sucede lamentablemente con la búsqueda de personas desaparecidas, luchas encabezadas por las propias madres y padres.

Indicó que la democracia es necesaria para la gobernanza, porque está en manos de todos los que intervenimos en el Estado. “Llevando la gobernanza democrática a los temas de género, entendemos que, si los temas que nos preocupan a las mujeres no los atendemos las mujeres, nadie se ocuparía de ellos, ahí encontramos que es necesaria la gobernanza, para tener una perspectiva de género, que nos permita llevar la atención hacia aspectos centrales para tener igualdad.”

“Es indispensable que entendamos que la sociedad civil organizada, es parte fundante de la construcción democrática, y fundamental de la construcción de una sociedad democrática e igualitaria”, subrayó.

Por su parte, el presidente del CDE del PRI en Veracruz, Marlon Ramírez Marín, refirió que una situación grave que puede reflejar el rostro real del actual gobierno, es que, al pasar enfrente del Palacio de Gobierno del Estado de Veracruz, “se ven pendones y fotografías de mujeres que tienen altas y dignas representaciones, y el mismo día, emiten un acuerdo para un juicio político en contra de la expresidenta del Tribunal Superior de Justicia.”

“Me parece que es la incongruencia total, utilizaron banderas que son delicadas: la fe y la esperanza, que fueron sus slogans, y hoy que tienen que ser verdaderamente congruentes, ponen en evidencia un profundo sesgo machista, son toda la contradicción de la lucha de miles de mujeres que han dejado su esfuerzo y dedicación por la igualdad, equidad y sus derechos”, acotó.


Comparte