Mesa de redacción

Comparte

La inseguridad en Xalapa

Enrique Yasser Pompeyo

A unos cuantos meses de que concluya la administración del alcalde Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, poco o nada cambió, al contrario, la situación en la ciudad y de los xalapeños empeoró.

A la pérdida de cientos de empleos, crisis en salud, subejercicios y cierre de negocios en Xalapa, se suma la inseguridad.

El asesinato de una persona dentro de la Plaza Clavijero este sábado muestra la vulnerabilidad en la que se encuentra toda la población y la falta de acciones de las autoridades para protegerla.

“Pienso que lo que ocurrió ahí forma parte de un tema de crimen organizado, gente del crimen abusa y comete actos barbáricos”; “sabemos que hay conflictos, tensiones, los líderes a veces abusan de su base social y esto origina conflictos”, expuso el presidente municipal.

Y si las autoridades, incluida la fiscal Verónica Hernández Giadáns, ya tenían información en ese sentido, surgen las dudas, las interrogantes: ¿por qué no actuaron?, ¿por qué hicieron caso omiso a los antecedentes?

Porque no se debe olvidar que en 2019 fue asesinada la lideresa de los comerciantes de esa plaza y en 2018, en el mercado Rendón, un comerciante también fue acribillado.

Aunque el alcalde pretende lavarse las manos al señalar que habían colocado cámaras, pero que los mismos locatarios las desactivaron, es obligación de la autoridad, no sólo de la municipal, investigar lo que ya sabían desde hace años.

Porque, entonces, ¿para qué sirven las Mesas de Coordinación para la Construcción de la Paz que tanto cacarea el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y compañía?

A estas alturas ya no pueden echarles la culpa a las administraciones anteriores. Quizá en campaña les sirvió como bandera política, pero ahora que ya son gobierno, deben asumir su responsabilidad y parecería que intentan evadirla.

En vísperas del proceso electoral más grande del país y del estado se han desbordado los crímenes contra políticos, candidatos, comerciantes y ciudadanos en general. Porque, como lo admitió el alcalde Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, es una bomba de tiempo que ya estalló.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte