Hora cero

Comparte

Pandemia y pobreza en Veracruz

Luis Alberto Romero

Desde hace meses, representantes de las diferentes cámaras empresariales han alertado sobre el cierre de empresas, negocios que se han ido a la quiebra y que han dejado, en ese proceso, problemas de desempleo y pobreza.

La pandemia de Coronavirus representó un enorme daño para los sectores  productivos; particularmente los relacionados con el turismo, los servicios y el sector terciario de la economía.

Esas afectaciones del Covid-19 en la economía es un fenómeno mundial, aunque algunos países, como México por ejemplo, han resentido más el golpe.

En Xalapa, el problema del desempleo es preocupante. Datos de los afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social indican que la capital veracruzana pasó de casi 159 mil empleos formales, en diciembre de 2019, a 156 mil 600 en enero de 2021.

Ello significa que hay en esta ciudad más de 2 mil 200 empleos perdidos por la pandemia.

Eso no incluye los espacios laborales perdidos en el sector informal, sino sólo a quienes dejaron de cotizar en el sistema del IMSS.

Otro dato: al analizar el registro patronal de afiliados en Xalapa, se observa que hay 152 patrones registrados menos: en diciembre de 2019, antes del inicio del citado problema de salud pública, había casi 5 mil 984 patrones inscritos en el IMSS; en tanto que en enero del presente la cifra se ubicaba en 4 mil 832.

Sin embargo, estimaciones de las cámaras empresariales indican que al menos 600 empresas xalapeñas bajaron sus cortinas y echaron a sus trabajadores.

Restaurantes, cafeterías y hoteles, entre los negocios más afectados, al igual que el sector del entretenimiento.

En el ámbito estatal, entre febrero de 2020 y febrero de 2021, la desocupación de Veracruz aumentó en poco casi uno por ciento, al pasar de 97.0 a 96.1 por ciento; ello indica que unos 127 mil veracruzanos que antes tenían trabajo, hoy están en el desempleo, de acuerdo con cifras oficiales, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, actualizada a febrero pasado.

Viéndolo en cifras y porcentajes, son números fríos, pero cada persona que ha perdido su empleo es una familiar que enfrenta problemas para cubrir sus necesidades elementales.

El Coneval no ha actualizado sus indicadores de la pobreza en tiempos de pandemia, pero se infiere que ésta ha registrado un repunte en el periodo del mayor daño a la economía, al menos un semestre de 2020.

Para tener una idea de dónde está Veracruz en los índices de la pobreza, basta decir que hasta 2018 había en la entidad casi 5 millones 100 mil personas en situación de pobreza; cerca de un millón y medio de veracruzanos, en pobreza extrema.

Dos millones 650 mil personas de Veracruz tenían un ingreso inferior a la línea de la pobreza extrema por ingresos en 2018; luego llegó, en 2020, la pandemia de Coronavirus y todo indica que los problemas de la economía veracruzana continuarán durante al menos dos o tres años.

Otra fuente, el semáforo económico de la organización México ¿Cómo Vamos?, establece que al cuarto trimestre de 2020, se habían perdido en Veracruz más de 23 mil empleos formales; la meta era una creación de 74 mil 700 espacios laborales. Por si fuera poco, la pobreza laboral pasó de 49.7 a 50.9 por ciento, lo que indica que más de la mitad de la población veracruzana se encuentra en dicha condición.

Es todo un drama que no se ha podido solucionar; y si no fuera por las remesas del extranjero y por los apoyos asistenciales, esto sería aún peor. @luisromero85


Comparte