Pandemia y crimen organizado incrementan orfandad

Comparte

Redacción

La senadora Josefina Vázquez Mota hizo un llamado a derribar los mitos que existen en el tema de la adopción y brindar esperanza a niñas, niños y adolescentes que esperan formar parte de un hogar.

Advirtió que la pandemia y el crimen organizado son factores que influyen en el incremento de orfandad de los menores.

Aseguró que es fundamental derribar miedos y estereotipos que existen en torno a la adopción, a fin de establecer puentes que permitan construir nuevas familias.

Durante el foro “Adopción de niñas, niños y adolescentes y su derecho a vivir en familia”, celebrado a distancia, la legisladora expresó que existen miles de infantes en el país, que aguardan por años, para poder ser parte de una familia.

Refirió que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, aproximadamente 30 mil menores de edad esperan ser adoptados.

La presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia destacó que en México hay cerca de 900 casas hogar, albergues, refugios y otras modalidades de cuidado institucional, tanto públicos, como privados.

Más del 80 por ciento de los menores residentes en estos centros, precisó, pasan los seis años de edad, lo que presenta mayores dificultades para que encuentren un hogar, ya que los solicitantes, en su mayoría, quieren niños pequeños que crezcan con ellos.

Lamentablemente, manifestó la senadora, la realidad se recrudece cuando hay menos familias que tienen la disposición de adoptar a los adolescentes; por ello, es necesario derribar los mitos entorno de la adopción, “porque adoptar a un niño, niña o adolescente significa esperanza”.

Gaudencio Rodríguez Juárez, consultor de Unicef, afirmó que, en la región de América Latina y el Caribe, 240 mil menores de edad viven en centros de atención social y albergues públicos.

En dichos lugares, la frecuencia con que se presenta la violencia en contra de este sector es de seis veces más, mientras que la incidencia de violaciones sexuales se incrementa cuatro veces. La población menor a tres años es la más vulnerable.

Refirió que, de acuerdo con un Informe Especial de 2019, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en los albergues públicos falta personal especializado, no hay registro de supervisores, ni planes enfocados a salvaguardar los derechos de los infantes, además de que no existen lineamientos para su operación.

Las y los niños grandes, quienes padecen discapacidad, los adolescentes y los grupos de hermanos tienen más complicaciones para ser adoptados. Rodríguez Juárez urgió al Estado promover la adopción, así como proporcionar capacitación a los padres para que puedan consolidar el sano desarrollo de las familias.

En el foro se presentaron algunos testimonios de personas que enfrentaron problemas en la adopción. Cecilia Ortega pidió a las autoridades de los tres niveles de gobierno que den prioridad a las necesidades de los adolescentes, otorgándoles acompañamiento psicoemocional y formativo para que su reintegración a la sociedad sea exitosa.

Las autoridades, agregó, deben poner mayor enfoque en los centros de asistencia social y asegurar que las personas encargadas de los mismos tengan experiencia y vocación para proteger los derechos de niñas, niños y adolescentes.


Comparte