Hora cero

Comparte

Empleo y economía en Veracruz

Luis Alberto Romero

En poco más de un año, de diciembre de 2019 a enero del presente año, el número de empleos formales en Xalapa pasó de 159 mil a 156 mil 600.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social revelan que en la capital veracruzana se perdieron, en ese lapso, más de 2 mil 200 empleos, como consecuencia de la pandemia de Coronavirus.

Eso no incluye los espacios laborales perdidos en el sector informal, sino sólo a quienes dejaron de cotizar en el sistema del IMSS. Es decir, son personas que antes estaban incorporados al régimen de seguridad social y hoy viven carecen de ese beneficio.

El registro patronal de afiliados en Xalapa indica que hay 152 patrones registrados menos, ya que en diciembre de 2019, había casi 5 mil 984 patrones inscritos en el IMSS; mientras que en enero del presente la cifra se ubicó en 4 mil 832.

En pocas palabras, en poco más de un año, el número de patrones inscritos en el IMSS se redujo en más de mil 100.

Otro dato, las estimaciones de las cámaras empresariales indican que al menos 600 empresas xalapeñas cerraron sus puertas.

Son cifras alarmantes, que revelan el drama de cientos de familias xalapeñas y veracruzanas, porque cada empleo perdido es una familia que vive en incertidumbre sobre el tema de su ingreso.

En su semáforo económico estatal, la organización no gubernamental México ¿cómo vamos? indica que el primer trimestre de 2021 Veracruz inició con una pérdida de 5 mil 579 empleos formales.

No sólo no se cumplió la meta de crear más de 18 mil 600 empleos, la entidad perdió más de 5 mil 500 plazas.

La fuente indica que al corte del último trimestre de 2020, el crecimiento económico de Veracruz fue de -6.3 por ciento; por si fuera poco, la pobreza laboral pasó de 49.7 a 50.9 por ciento; es decir, hoy más de la mitad de los trabajadores veracruzanos enfrentan condiciones de precariedad.

Además, la informalidad laboral también registra un repunte, de acuerdo con las cifras difundidas por la citada organización.

No hay cámara o agrupación de empresarios que hable de una recuperación del empleo o de la actividad económica; todos, sin excepción, se refieren a 2020 y al primer trimestre de 2021 como un periodo de profunda crisis para Veracruz y para todo el país; y lo peor es que a pesar de las campañas de vacunación, el regreso a los niveles previos al inicio de la pandemia se ve aún lejano.

Sólo el discurso gubernamental y los números del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática consignan un avance en la recuperación económica; pero entre la iniciativa privada y los empresarios, ese tema se ha mantenido, desde hace un año, como el principal motivo de preocupación.

Ello contrasta con las cifras alegres que maneja el INEGI, que establecen un repunte de 3.3 por ciento en la actividad económica estatal. @luisromero85


Comparte