Hora cero

Comparte

Xalapa, contienda de dos

Luis Alberto Romero

Este miércoles 2 de junio terminaron formalmente las campañas políticas. A partir de este jueves inicia el periodo de silencio electoral, en el que los candidatos están impedidos para realizar actos de proselitismo; se supone que con esto, los ciudadanos tendrán tres días antes de la jornada del próximo domingo, para reflexionar sobre el sentido de su voto.

En algunos casos, lo mejor las campañas es que ya terminaron; atrás quedaron dos meses –contienda federal– y un mes –elección local de Veracruz– de todo tipo de declaraciones de los candidatos, algunas sin sentido, ocurrencias sin demasiado fondo.

Lo que se observó fueron expresiones desafortunadas; propuestas vacías y generalidades; lo más común fue el discurso que planteaba como prioridades la generación de empleos y el combate a la pobreza, pero los candidatos nunca dijeron cómo lograrían esos objetivos.

En Xalapa, la contienda por el gobierno local parece centrarse en dos ex alcaldes, Ricardo Ahued Bardahuil (candidato de Morena-PT-PVEM) y David Velasco Chedraui (abanderado de PAN-PRI-PRD).

La portada de este miércoles de Diario de Xalapa, sin decirlo de forma directa, permite tener un panorama claro de lo que se espera el domingo 6 de junio: una elección de sólo dos protagonistas, que dividirá a la capital veracruzana entre quienes apoyan al partido en el poder, y quienes están en contra de las acciones del actual gobierno. En la parte superior de la primera plana del periódico aparecen las fotografías de ambos candidatos con un breve texto.

Esa es, precisamente, la percepción de muchos xalapeños: la contienda, como se veía desde su inicio, cierra como una elección entre dos; y no hay una tercera vía.

Raúl Arias Lovillo, candidato del Movimiento Ciudadano, doctor en Economía y ex rector de la Universidad Veracruzana, buscaba ser considerado como una opción viable; incluso, sus promotores manejaron una encuesta que lo ubicaba muy cerca de los punteros; en realidad, no logró ese objetivo. El ex gobernador Dante Delgado hubiera sido de mucho apoyo para su campaña, pero una o dos visitas a Xalapa no son suficientes. Evidentemente, Delgado Rannauro tenía otras preocupaciones y prioridades.

Cinthya Lobato decidió centrar su estrategia en la celebración de foros de consulta; anuncios espectaculares, brigadas de promotores del voto y manejo de redes sociales, pero al ser abanderada de un partido de reciente creación, se observa muy difícil que logre superar la barrera de los 10 puntos porcentuales.

En todo caso, no es sorpresa que Ricardo Ahued  y David Velasco ubiquen el proceso electoral en una contienda de dos; tampoco lo es que Raúl Arias tenga un papel decoroso y se posicione como uno de los mejores candidatos que ha tenido el MC en Xalapa; ni que Cinthya Lobato confirme que cuenta con un nombre de peso en la política local.

La sorpresa de la contienda ha sido el buen nivel discursivo de Eduardo Carreón Muñoz, candidato de Fuerza por México, que dejó buenas opiniones tras su participación en los debates de Al Calor Político y del Organismo Público Local Electoral; de igual manera, decoroso ha sido el papel de José Alberto Pérez Fuentes “El Chocolate”, quien no tuvo una mala campaña.

Al final, sin embargo, cuando faltan tres días para la jornada electoral, se puede anticipar que la elección por la presidencia municipal de Xalapa podría cerrarse; la diferencia se verá en la eficiencia con que se manejen las estructuras de tierra de los candidatos. Lo sabremos el domingo por la noche. @luisromero85


Comparte