En la mira

Comparte

FRACASARON PANISTAS: SOLO UNO DE 4 TOMARÁ POSESION
Silverio Quevedo Elox
Como si fueran una especie de Avengers, aquel 4 de mayo en el inicio de sus respectivas campañas para la alcaldía en cuatro municipios, el grupo de panistas vaticinaba apoderarse del corredor de la conurbación y parecía muy prometedor. Pero de los cuatro que se ungieron como los superhéroes metropolitanos el grupo se redujo a uno que será el único que tomará posesión.
El ambicioso proyecto de consolidar el bastión en Medellín, Boca del Río, Veracruz y Alvarado buscaba hacer valer su supremacía política en estos reductos azules con miras a dar un paso demoledor para la gubernatura en el 2024.
 Pero en el intento sufrieron mermas irreparables y las altas expectativas se tradujeron a severos daños:
1. De los 4 candidatos azules entonces agrupados como un frente de vengadores de la política veracruzana, sólo uno asumirá el trono municipal, en este caso, el diputado local con licencia, Juan Manuel de Unanue Abascal por Boca del Río
2. En Veracruz puerto, el principal interesado en apoderarse del mismo y suceder a su hermano en la alcaldía, Miguel Angel Yunes Márquez, no sólo no pudo mantener el capricho de su candidatura sino que ante la determinación legal de los órganos judiciales, pierde la posibilidad de contender por la gubernatura por la inelegibilidad al no cumplir con el requisito de residencia efectiva.
3. En el deseo convertido a obsesión y nombrar a su esposa Patricia Lobeira como la candidata a la alcaldía en Veracruz, el PAN no solo se las vio difícil, y se enfrentó a una coalición de Morena, PT y PVEM sino que empataron técnicamente con una diferencia a favor apenas de un punto. Empate con sabor a derrota. El triunfo se definirá en los tribunales para validarlo con el riesgo de la reversión y,
4. Los 3 municipios restantes del corredor con más de 700 mil electores, y una población aproximada al millón de habitantes es decir el 15 por ciento de la población del estado no podrán ser azules, como se comprometieron en el pacto de inicio de campaña.
 De los 4 que saltaron a los reflectores en aquella mediática presentación en pos del corredor de la conurbación, solo uno tomará protesta, sin duda, el sello de la debilidad albiazul que no se esperaban.
 En aquel día, el tema o la excusa, porque al final los intereses de un grupo de poder es el yunismo, fue reordenar el servicio del agua potable y bajo la supuesta firma del “Acuerdo Metropolitano por el Agua”, los candidatos a Presidentes Municipales Miguel Ángel Yunes Márquez, por Veracruz; Juan Manuel De Unanue Abascal, por Boca del Río; Octavio Ruiz Barroso, por Alvarado y Gabriel de Jesús Cárdenas Guízar, por Medellín de Bravo iniciaron su campaña conjunta bajo las siglas de la alianza «Veracruz Va».
Tampoco podrán darle seguimiento a los puntos prometidos en favor de los ciudadanos, a no ser que en el caso de Veracruz, la ahora alcaldesa electa, si es ratificada por los tribunales, cumpla con la palabra y lo haga en conjunto con el boqueño, De Unanue.
 En ese sentido los cuatro candidatos hicieron público y se comprometieron a:
• La revisión del cumplimiento de las concesiones en materia de tarifas e inversión en infraestructura.
• El no cobro del servicio cuando no haya agua.
• No permitir los cortes de agua sin la autorización de los ayuntamientos
• Crear la Defensoría metropolitana de atención a los usuarios del agua, entre otros.
“Los cuatro que estamos aquí presentes lo escuchamos todos los días en el contacto con la gente”, dijeron ante los medios.
  Y si solo tomará posesión uno de ellos la promesa se complica.
De esta forma, De Unanue se alzó pues como el redentor de los derrotados. Al sacar la casta para salvar el honor de sus correligionarios.
 En Boca del Río,  bajo las siglas del PAN, sin alianza, el diputado local con licencia obtuvo el triunfo con 38 mil 481 votos, mientras que por Morena, quien también contendió sola, Dulce María La Nena De la Reguera, logró 18 mil 769 sufragios.
 El panista no necesitó ni del PRI ni de PRD, pues ambos solo le hubieran aportado 2 mil 221 ya que el decadente y casi desaparecido partido tricolor en Boca del Río, otrora un bastión, apenas reunión 2 mil 525 votos por 304 del PRD.
 El otro fracaso del panismo se vivió en Medellin. Si bien, Gabriel Cárdenas, el candidato del actual alcalde con licencia, Hipólito Polo Deschamps, hizo un gran esfuerzo y buscó por todas las formas penetrar en el electorado, no le dio para más.
La alianza que lo representó del PAN, PRD y PRI le dio 9 mil 441 pero el trabajo y la trayectoria de Marcos Isleño se impuso junto con las siglas de Morena, PT y PVEM, al superarlo fácilmente con 12 mil 468, es decir casi 10 puntos de diferencia. Nada que hacer para Gabriel Cárdenas.
 En Alvarado se dio la gran derrota o más bien Octavio Ruiz Barroso fue el gran perdedor. Y lo hizo frente a una maestra de preescolar.
 La morenista y del Verde, Lizetth Alvarez Vera se alzó finalmente, después de un desenlace violento y difícil por las presiones de la parte contraria y hacia las autoridades electorales, con 6 mil 491 por 6 mil 358 de Ruiz Barroso.
Y finalmente Veracruz puerto, el pago por el berrinche más grande  de su carrera política dejó a Yunes Márquez fuera de la contienda, y ni siquiera pudo llegar como candidato, y al término del conteo según el cual Patricia Lobeira, esposa de Yunes Márquez obtuvo 105 mil 531 sufragios por 102 mil 653 del morenista Ricardo Exsome, una diferencia de apenas 2 mil 878 votos.
 Y es que sin duda que las condiciones en el estado fueron adversas para el PAN PRI y PRD, al obtener apenas 61 ayuntamientos, lo más bajo para esos partidos, tanto en coalición como individualmente.
Gobernarán 21 municipios en alianza, 13 el PAN como partido, 22 el PRI y solo 5 son para el PRD, sin duda más que desfondado. Estarán en alianza y como partidos en 61 ayuntamientos.
En tanto, Morena en alianza con PVEM, PT ganó 69 ayuntamientos, como partido 18, el PT 6, y PVEM  10,  mientras que en total fueron 103 cabildos en os que se logró apoderar ese trío partidista.

Comparte