Al pie de la letra

Comparte

MORENA VS. MORENA

 

Raymundo Jiménez

Un veterano político priista veracruzano comentaba que no obstante el avasallamiento de Morena en las elecciones del domingo antepasado en la entidad –ganó junto con sus aliados, PT y PVEM, 18 de 20 diputaciones federales; 26 de 30 diputaciones locales de mayoría relativa, y 103 de 212 alcaldías–, el partido en el poder no era invencible y que en el proceso electoral de 2024, en el que se elegirán Presidente de la República y ocho gobernadores, entre ellos el de Veracruz, las circunstancias pueden cambiar desfavorablemente para el régimen de la 4T si es que no hay acuerdos sólidos entre los grupos de los aspirantes a suceder a su jefe político Andrés Manuel López Obrador.

Además señalaba que a pesar del excelente saldo electoral que obtuvo Morena en la mayoría de las 32 entidades del país, un mal indicio era el descalabro en la Ciudad de México, pues recordó que ahí había empezado también la debacle electoral del PRI cuando en 1997 perdió la mayoría en la Cámara de Diputados y el gobierno del entonces Distrito Federal, con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato del PRD. Tres años después, por primera vez, el tricolor entregó la Presidencia de la República al panista Vicente Fox.

El domingo antepasado, Morena perdió 6 de las 11 alcaldías que tenía –en total la oposición gobernará 9 de 16– y tampoco tendrá mayoría calificada en el Congreso local capitalino.

Este miércoles, entrevistado por la periodista Carmen Aristegui en su noticiero de radio, René Bejarano, ex coordinador de la bancada del PRD en la Asamblea Legislativa del desaparecido Distrito Federal, ex líder del grupo Izquierda Democrática Nacional del partido del sol azteca, y actualmente militante de Morena y aliado de la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo –fuerte aspirante a la candidatura presidencial de 2024–, acusó abiertamente al senador Ricardo Monreal, candidateado también para suceder al presidente López Obrador, de meter las manos para impedir que Dolores Padierna, esposa de Bejarano, ganara la alcaldía Cuauhtémoc.

El llamado “Señor de las Ligas” –como fue motejado en 2004, cuando fue videograbado  recibiendo fajos de billetes del constructor argentino Carlos Ahumada– dijo que como el líder del Senado no logró la reelección de Néstor Núñez, su sucesor en esa alcaldía capitalina, “se apoyó en un gatillero mediático (Alejandro Rojas Díaz-Durán, su suplente en el Senado)” para desacreditar a Padierna, su cónyuge y actual diputada federal.

Bejarano afirmó que el grupo político de Monreal promovió la candidatura de Sandra Cuevas, de la alianza PAN-PRI-PRD. Reveló que inclusive habló personalmente con el zacatecano una semana antes de la elección, que se reunieron en casa de un amigo común y que ahí llegaron a un supuesto acuerdo. Quedaron en coordinarse a través de los líderes en territorio, pero dijo que desafortunadamente Padierna no fue apoyada en la elección.

Afirmó que pagaron hasta tres mil pesos a cada votante y que gente de Monreal está amenazando a quien denuncia la compra de votos, pues además de ser delito penal es una de las causales para anular la elección. Inclusive acusó que al menos 20 líderes de vendedores ambulantes han sido ejecutados en la alcaldía Cuauhtémoc por el crimen organizado, por no plegarse a sus exigencias.

Si el proceso electoral de este año fue el de mayor violencia política, ¿entonces cómo se pondrá de caliente el de 2024?

 

NO LE FUE TAN MAL A SLIM

Este miércoles, inmediatamente después de que se dio a conocer el informe técnico sobre el colapso de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México que el pasado 3 de mayo ocasionó la muerte de 26 personas y dejó malheridos a más de 70 usuarios, el Grupo Carso, brazo constructor del empresario multimillonario Carlos Slim, perdió en la Bolsa Mexicana de Valores 3 mil 141 millones de pesos. Una minucia comparada con la pérdida que en el mercado bursátil de Europa registró el día anterior la transnacional productora del más famoso refresco de cola, sólo porque el popular futbolista portugués Cristiano Ronaldo entró a la sala de prensa del Puskas Ferenc Stadium, de Budapest, Hungría, y retiró de la mesa dos gaseosas de la cotizada marca, mostrando su preferencia por una botella de agua. Según reportes financieros, ese gesto de desaprobación del actual goleador de la Juventus le costó a la refresquera 4 mil millones de dólares, o sea, alrededor de 80 mil millones de pesos, casi 25 veces más de lo que perdió aquí el empresario consentido de la 4T.


Comparte