Hora cero

Comparte

El rechazo a las peleas de gallos en Veracruz

Luis Alberto Romero

Desde finales de octubre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación avaló la disposición veracruzana que prohíbe la celebración de peleas de gallos.

No prosperaron los recursos de las asociaciones de galleros, que pretendían que los magistrados determinaran que esas prácticas no encierran maltrato o sufrimiento animal.

Desde que en el Congreso local se aprobó la Ley de Protección de los Animales para el Estado de Veracruz, los galleros veracruzanos promovieron un amparo contra dicho ordenamiento; sin embargo, el Poder Judicial estimó que una práctica que implica el maltrato a los animales de ninguna manera puede considerarse como una expresión cultural.

Ese año, 2018, significó un avance importante en Veracruz en la lucha contra el maltrato a los animales, que comenzó hace años con la prohibición de diversas expresiones que representan sufrimiento animal, como el uso de fauna en circos, por ejemplo.

Tres años después, en el Congreso local, el diputado Rodrigo García Escalante presentó una iniciativa de reforma a la Ley, para excluir de la aplicación de este ordenamiento, las peleas de gallos.

El legislador argumenta la importancia de dicha actividad en la entidad. Explica el diputado por el distrito de Pánuco que “las peleas de gallos se sujetan a una estricta reglamentación, en la que se establecen las condiciones que deben tener los animales que participen en palenques, así como el comportamiento a seguir por los jueces, los soltaderos, y el público en general”.

Apunta que los gallos de pelea consumen 110 mil toneladas de alimentos al mes o 1.3 millones de toneladas por año y que el ingreso bruto para la industria que produce esos alimentos es de siete mil 200 millones de pesos anuales.

Sin embargo, más tardó el legislador en articular su iniciativa que los grupos animalistas en despedazar sus argumentos.

Mediante una carta abierta, más de cien organizaciones pro defensa de los animales expresaron su rechazo a la iniciativa que busca legalizar las peleas de gallos en Veracruz.

El documento, difundido en redes sociales, está dirigido al gobernador Cuitláhuac García, para que intervenga a efecto de que la propuesta de García Escalante no sea aprobada y ni siquiera discutida.

“La propuesta es total y absolutamente improcedente, además de que contraviene el orden jurídico mexicano vigente (…) La propuesta que presenta el diputado está viciada desde su origen; someterla a análisis de la Legislatura es improcedente y ocioso, pues el pleno de la SCJN ha resuelto que la prohibición es plenamente constitucional», indica la carta de los defensores de los animales.

En total, 113 agrupaciones defensoras de animales en México, se lanzaron contra la iniciativa de Rodrigo García Escalante.

Lourdes Jiménez Mora, coordinadora del Proyecto Arpa, expuso «legalmente no debería estar sucediendo. Esto no puede pasar. Hay un dictamen que es la 163 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Las peleas de gallos no pueden ser protegidas porque existe maltrato animal».

En Veracruz, la lucha contra el maltrato tiene avances incuestionables, como la vigente Ley de Protección de los Animales para el Estado de Veracruz, aun así, faltan temas que los activistas han puesto sobre la mesa, como el sufrimiento que provocan en algunos centros de matanza a los animales que son llevados al sacrificio; o como los llamados vehículos con tracción a sangre o tracción animal que todavía circulan en algunos puntos de la entidad veracruzana.

Precisamente entre los avances de la entidad en esa materia está la prohibición de las peleas de gallos, punto en el que los defensores de los animales no están dispuestos a ceder, por más argumentos que presente García Escalante sobre el impacto económico que genera esa actividad. @luisromero85


Comparte