Concurso “Etólogo en casa” acerca a jóvenes a la investigación: UV

Comparte

Redacción Hora Cero

Una experiencia que impulsa la formación de las vocaciones científicas es uno de los orígenes del certamen “Etólogo en casa”, que por segunda ocasión realiza el Instituto de Neuroetología de la Universidad Veracruzana (UV), cuya convocatoria y requisitos se pueden consultar en el sitio www.uv.mx/neuro/a/segunda-edicion/. 

La primera edición del concurso fue en 2020 y surgió como resultado de la contingencia sanitaria ocasionada por la pandemia de Covid-19, explicó Mariano Avendaño Díaz, integrante del comité organizador, estudiante de posgrado y consejero alumno del instituto. 

Recordó que fueron los investigadores del mismo, particularmente Porfirio Carrillo Castilla, quienes vieron que la situación era también una oportunidad para acercar a los jóvenes a esta área de la investigación. 

“Vimos que era importante que observaran los cambios en los animales, que los jóvenes pudieran acercarse y tener contacto con su entorno y lo que nos llama la atención es cómo lo plasman, cómo lo están observando”, detalló el universitario. 

Cinco estudiantes de posgrado y cinco académicos integraron el equipo para realizar el concurso, creando un formato único de evaluación, asignando un determinado número de concursantes a cada jurado. 

Se premió a las cinco mejores participaciones con base en los puntajes obtenidos en su evaluación. 

Avendaño Díaz destacó que hubo participantes de Coatzacoalcos, Xalapa y Coatepec, entre otras localidades, a las que se sumaron participaciones de Puebla y, de hecho, uno de los trabajos ganadores fue enviado por una joven poblana.

 En la presente convocatoria de “Etólogo en casa” se hace un homenaje a la trayectoria y la memoria de Víctor Rico Gray, quien fue investigador de Neuroetología, por lo que el tema de esta segunda edición serán las hormigas. 

Podrán participar jóvenes de 12 a 17 años con un video de 10 segundos o fotografías que son acompañadas de un escrito de 200 palabras como máximo, en el que se explique y describa lo que se observe en las imágenes, tomando en cuenta la coherencia entre el texto y los elementos visuales. 

“Queremos que se adentren en la investigación, que sepan interactuar, documentar y observar, que se hagan preguntas y fomentar su curiosidad”, agregó el entrevistado. 

Uno de los cinco ganadores del certamen anterior, Rodrigo Mauricio Loeza Vázquez, actualmente estudia Psicología en la UV y relató el experimento que llevó a cabo con orugas. 

“Toda la vida he sido una persona con mucha curiosidad acerca de los animales, conozco el panorama debido a que mi madre imparte clases de biología y me inculcó mucho el cuidado de los animales”, comentó el joven. 

Poco antes del inicio de la cuarentena, notó en el trayecto de su casa a la Facultad un grupo de orugas y decidió documentarse más, encontró que tienen una tasa del dos por ciento de supervivencia en un entorno natural porque están expuestos a varios depredadores.

“Decidí acercarme y ver cómo funcionaban sus ciclos de crecimiento y observar este proceso increíble que es la metamorfosis de una oruga.” 

Posterior a sus observaciones adquirió un terrario y se documentó en Internet para crear un ambiente propicio a las orugas con tierra no fertilizada y un tronco, además de encontrar el tipo de arbusto del que se alimentaban ya que si no es la planta huésped donde crecen, dejan de comer hasta morir, explicó. 

“Fue una experiencia muy divertida y enriquecedora, de hecho no sabía qué iba a suceder o si iban a cumplir su ciclo, fue increíble ver cómo pasaban de estar en el terrario a construir su capullo y quedarse ahí, solamente es cuestión de esperar su ciclo y luego veía cómo salían las mariposas que iba a liberar a un parque cerca de mi Facultad.” 

El joven reconoció que ser uno de los ganadores del certamen fue muy grato, “me emocioné mucho, le avisé a mis amigos y a mi familia, había sido una experiencia muy enriquecedora porque pude llevar un ser vivo a cumplir todo su ciclo de manera controlada y que estuviera a salvo”. 

Los ganadores de la presente edición tendrán la oportunidad de presentar sus trabajos en el 8vo Simposio Internacional de Neuroetología que se realiza cada año, además de sus respectivos premios, detalló Avendaño Díaz. 


Comparte