Hora cero

Comparte

Rocío Nahle y el camino rumbo al 2024

Luis Alberto Romero

En su conferencia mañanera del pasado 5 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al tema de la sucesión: “primero –dijo– hay que tomar en cuenta que va a ser el pueblo el que va a decidir”.

Sin embargo, llamó la atención la lista presidencial de los posibles candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional a la Presidencia; López Obrador incluyó a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum; al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; al ex rector de la UNAM y actual representante de México ante la Organización de las Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente; y al ex titular de la Secretaría de Educación Pública y embajador de México ante Estados Unidos, Esteban Moctezuma.

Omitió el nombre del ex gobernador de Zacatecas, Ricardo Monreal, actual presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado, lo que deja clara la distancia entre el ejecutivo y quien fuera su coordinador de campaña en la elección presidencial de 2012.

Tres mujeres fueron incluidas por el presidente en la lista de posibles aspirantes: además de Sheimbaum, las secretarias de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo; y de Energía, Rocío Nahle García, esta última, senadora con licencia por el estado de Veracruz.

En el caso de Veracruz, la inclusión de la poderosa titular de la SENER en dicha lista ganó titulares en los medios informativos, dado que se trata de una mujer que ha logrado consolidar una presencia indiscutible en Morena y particularmente en la zona sur de Veracruz.

Además de ser titular de dicha Secretaría, Rocío Nahle encabeza uno de los grupos de mayor peso al interior de Morena. Debido a esa fortaleza, su nombre se ha mencionado con insistencia como posible sucesora de Cuitláhuac García en la gubernatura del Estado.

Actualmente, los números del Movimiento hacen pensar que el candidato que sea postulado por el partido del presidente será la carta más fuerte en el 2024; el partido fue el más votado en las elecciones de 2018 y 2021; y gobernará la mayor parte de los municipios veracruzanos, además de  controlar el Poder Legislativo.

Si a esa fuerza de Morena en Veracruz se suma un candidato como Ricardo Ahued, quien obtuvo un triunfo contundente en la elección por la alcaldía de Xalapa; o como la secretaria Rocío Nahle, entonces el escenario será muy complicado para la oposición.

Precisamente por ese peso, no faltó quien iniciara un intento mediático por descalificar a la funcionaria federal, argumentando el hecho de que no es veracruzana, sino originaria de Zacatecas; sin embargo, habría que decir que el caso de Nahle García es muy similar al de Ahued Bardahuil: ni uno de los dos nació en Veracruz, pero han desarrollado toda su vida familiar, social y laboral en la entidad.

Uno tratará de construir la candidatura desde el ámbito local, en tanto que la otra lo hará desde su trabajo al frente de SENER y desde la privilegiada posición que da la cercanía con el presidente.

Recordemos que Rocío Nahle se encuentra entre los veracruzanos más próximos a López Obrador; en esa pequeña lista, además del nombre del ejecutivo estatal, también está el de la embajadora de México ante Costa Rica, Roselia Barajas y Olea, quien se encuentra en los afectos presidenciales desde hace décadas; y el del delegado de la Secretaría del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara. @luisromero85


Comparte