En la mira

Comparte

La casa de la Justicia ruega por justicia
Silverio Quevedo Elox
Narran integrantes del poder Judicial la etapa lamentable y triste que están viviendo sus integrantes que hoy pretenden jubilarse, o simplemente son despedidos, pero que lo harán con cero recursos de “un fondo que ya se robaron”.
Es la denuncia que hacen al interior del mismo, jueces, auxiliares y magistrados y denuncia al mismo tiempo que solo algunos privilegiados alcanzaron a hacerlo hasta con el 75 por ciento de sus ingresos que percibían, como el caso del magistrado Fluvio Vista.
 Una de ellas, según ha trascendido al interior del órgano judicial, es la magistrada Cecilia Yolanda Castañeda, quien lanza su molestia a través de mensajes dirigidos a un consejero del Consejo de la Judicatura y donde llora amargamente la situación que vive el TSJE pero donde podría ser sin duda partícipe o responsable indirecta del mismo al ser quien apoyo la llegada a la presidencia del mismo, del magistrado Edel Alvarez Peña:
–Efectivamente yo trabajé mucho para la creación del fondo de retiro, desde la propuesta, hasta su defensa en la Secretaría de Gobernación en la ciudadanía de México, con don Julio Patiño trabajábamos hasta la madrugada un grupo de abogados para prepararnos en Derecho Fiscal, para poder constituir el fondo, y ahora tengo casi cincuenta años y que ya me toca (su retiro) parece que no me autorizan nada porque ya se lo gastaron todo.
 Y agrega: -Todavía hace unos días le autorizaron a Fluvio Vista y que “medio trabajó, le autorizaron un setenta y cinco por ciento (de su sueldo) y yo que trabajé en dieciséis juzgados, que llevé el nombre de Veracruz obteniendo el Premio Nacional al Mérito Judicial compitiendo con varios magistrados del país y ganándoles por tener Mención Honorífica y el mejor promedio de mi generación en licenciatura, maestría, doctorado y master en Girona y en California Wéstern School of Law me voy a retirar después de trabajar con honradez sin nada, porque ya se robaron el fondo”.
La magistrada Yolanda Castañeda se lamenta aún más:
–Veo con tristeza que muchos de mis conocidos y conocidas ahora despedidos del poder judicial acostumbraban adular sistemáticamente a muchos y muchas magistradas y magistrados… Y ahora todos hacen mutis. Ahora verán muchos jueces lo que tarda la justicia, en primera y segunda instancia… Entenderán lo difícil que para un litigante es ir contra la línea.
En su misiva expone:  “Aquí se va ver la solidaridad de un gremio que permitió su propio ultraje y que se olvidó de los méritos, se encargó de la lambisconería de la adulación de la presunción (que no de inocencia), de magistraturas políticas, con jueces hijos de Magistrados, de las reinas y de mireyes… Famosas las épocas de «novias» y «novios»… Algunos todavía están y si no, asómense al Teca.
Que fuertes palabras, pero cierto será, conocerán el seguimiento de líneas para bloquear las pretensiones y derechos, Y por supuesto la afectación directa por instrucciones, pero sobre todo la lentitud y desinterés con que se atiende a los litigantes y a sus representados. Esta historia apenas comienza a escribirse, pero considero que al final del camino la razón estará de su lado
 Y remata su queja en su círculo interno con la siguiente frase: La casa de la justicia… Ruega por justicia?… O ya no?… Desde su despido dejan de ser de la familia judicial?”
 La Magistrada parece tener mucha razón pero sin duda que la memoria es corta y aquí se confirma. En el pleno del Poder Judicial y el propio Consejo de la Judicatura está claro que una de las principales razones de la quiebra financiera del mismo se debe a los millonarios proyectos contratados y a la derrama sin precedente de recursos para la construcción de las ciudades judiciales a empresas ligadas a los Yunes y que fueron aprobadas por el entonces presidente del TSJE, Edel Alvarez Peña.
 Y es que fue durante su cargo, precisamente para los negocios multimillonarios.
La magistrada que hoy, según las versiones, externa su preocupación por el grave déficit y la mala situación financiera del sistema de justicia, Cecilia Yolanda, fue quien se opusiera a que Edel Alvarez fuera magistrado, aludiendo en declaraciones hechas en el 2010 que, “ahora cualquier pendejo puede ser Magistrado”.
 Entonces dijo tener una trayectoria de mucho trabajo a lo largo de su paso por al menos 16 juzgados. Y aunque explicó que no se desdecía de su dicho pues que “se ponga el saco a quien le venga”, era claro que fueron en torno al nombramiento de Alvarez Peña.
 Posteriormente se le olvidaron sus dichos y en el 2016 fue una de las principales precursoras al interior del Tribunal para que Edel Alvarez fuera electo presidente. Y en cuyas manos se dio el peor detrimento financiero del TSJE por lo que la magistrada debe recordar estos desaciertos.
 Hay que esperar a ver que dicen o si lo hacen público, ahora que anoche la presidenta del TSJE Isabel Inés Romero, anunció la reducción de salarios a los magistrados y consejeros.
MUY EN CORTO
 AUSTERIDAD A LA BUENA O A LA MALA. CGJ. En columnas de la prensa nacional el fin de semana algunos autores retomaron el anuncio del gobernador del estado, Cuitláhuac García en el sentido de que los integrantes del Poder Judicial deberán apretarse el cinturón pero sobre todo, respetar el tope el del salario del presidente de la República de 111 mil pesos.
 Y que en el estado nadie debe ganar más que el propio mandatario estatal y López Obrador, sólo que los magistrados que se declararon en contra de reducir sus ingresos, y recientemente trascendió que tienen ingresos de hasta 350 mil pesos mensuales, y claro está que pusieron el grito en el cielo.
 En los comentarios titulados “Austeridad por las buenas o las malas” expresan que García Jiménez “advirtió a los nuevos presidentes municipales —quienes tomarán protesta a finales de año— que deben medirse en sus sueldos, lo cual levantó más de una ceja, pues hay una ley de remuneraciones que les impide ganar más que el Presidente de México. Como quien dice, “sobre aviso, no hay engaño”.
Lo cierto es que este mensaje también fue dedicado a los miembros del poder judicial, por sus excesivos salarios, y quienes respondieron airadamente y se negaron en su mayoría a aceptar la sugerencia, excepto dos de sus miembros que ayer se expresaron en el sentido de la reducción ante la crisis que vive el sistema y que se hizo evidente y público esta semana.

Comparte