Mesa de redacción

Comparte

Jazz Bustamante y los crímenes de odio

Enrique Yasser Pompeyo

El gobierno de Veracruz que encabeza el mandatario Cuitláhuac García Jiménez debería preocuparse y ocuparse del caso de la activista en pro de los derechos de la comunidad LGBTTTIQ, Jazz Bustamante, quien, como ella misma lo señala en Twitter, fue “interceptada en mi negocio por el crimen organizado”.

Y más, porque no es la primera vez que sufre una situación de esta naturaleza. En su misma cuenta también señala: “Es el 3 altercado, pero creo ya debo hacer un cambio profundo”.

Si bien algunas personas podrían señalar que se trataría de un asunto de extorsión, Jazz Bustamante también deja en claro que se trata de otro tema.

Así lo escribió en la red social: “Si la violencia está generalizada, sin embargo, si hubo mención por parte de los tipos sobre mi trabajo en defensa de los derechos humanos”.

El caso cobra relevancia porque, de acuerdo con el Informe 2020 del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio contra las Personas LGBT y la Fundación Arcoíris, en el estado de Veracruz, hasta ese año, se registraron 49 casos, lo que ubicaba a la entidad en el primer lugar.

Mientras que en este 2021, en los primeros cuatro meses se habían contabilizado 12 crímenes de odio, de acuerdo con el Colectivo Igualdad.

En su momento, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó los crímenes por homofobia en el estado de Veracruz.

Además, de acuerdo con los compromisos internacionales en materia de derechos humanos que México ha adquirido, el Estado tiene la obligación de proteger el derecho de las personas LGBTI a la vida y a la seguridad personal.

Por donde se le quiera ver, el tema es preocupante, ya que confirma la ola de violencia e inseguridad que prevalece en todo el territorio veracruzano; además, se agrava porque se atenta contra una persona que ha trabajado por la igualdad y el respeto a los derechos de la referida comunidad.

Desafortunadamente, la administración estatal y la Fiscalía a cargo de Verónica Hernández Giadáns se muestran indolentes, pues la mayoría de los crímenes no han sido resueltos como señalan integrantes de diferentes asociaciones. ¿Acaso esperan a que sucedan más tragedias para actuar?

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte