Migrantes y refugiados en México / Los Jueves

Comparte

Migrantes y refugiados en México 

Miguel Valera 

México está recibiendo una gran cantidad de refugiados centroamericanos. La hospitalidad de nuestro país es una tradición añeja, que nos he enriquecido. Sin embargo, ¿hasta dónde podemos estirar la cuerda de la hospitalidad y de las oportunidades para quienes buscan asilo político más allá de las olas migratorias que tocan nuestras fronteras?

Conversé vía telefónica con Pierre-Marc René, Asociado de Información Pública del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para el Sur de México, quien, desde Chiapas, me comentó que, entre los meses de enero y junio, a través de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), se han registrado más de mil 600 peticiones de asilo en Veracruz, mientras que en el país hay más de 51 mil personas que han solicitado asilo en el mismo periodo.

Me explicó, en una larga conversación, que desde hace varios años este indicador va al alza. Por ejemplo, en 2014 unas 2 mil personas pedían asilo anualmente en el país, mientras que, en 2019, que fue el año récord, se registraron 70 mil personas, puntualizó.  

“El año pasado, con el tema de la pandemia, obviamente las restricciones en las fronteras hicieron que se redujera el número de personas, pero desde julio del año pasado estamos viendo un incremento. Esa tendencia ya se está retomando. El año pasado fueron poco más de 41 mil personas que solicitaron asilo, y ahora en los primero seis meses del año fueron 51 mil, así que estamos viendo que es muy probable que sea un año récord, sobrepasando lo de 2019”. 

El representante de ACNUR aclaró que Veracruz, en la oficina de Acayucan, la tendencia es similar, el año pasado fueron un poco más de 2 mil solicitudes y ahora lo que estamos viendo son mil 600 personas en lo que va del año. 

Asimismo, dijo que es necesario entender la diferencia entre migrantes y refugiados, ya que estos últimos son personas que tienen que huir de su país porque su vida corre peligro. Actualmente, aclaró, la mayoría de los solicitantes de asilo son de Honduras y El Salvador, y Guatemala en menor medida, porque las pandillas están haciendo que las personas huyan de sus países, ya que amenazan a los niños que quieren reclutar o a las mujeres, porque quieren que se hagan novias de los pandilleros. 

También está la situación política en Nicaragua, por la que vemos un incremento de personas provenientes de este país que sufren persecución política allí; Haití y Cuba también están en los números altos; así como Venezuela, por su situación sociopolítica y económica, añadió. 

Pierre-Marc René, de nacionalidad canadiense y con residencia permanente en nuestro país, indicó que una vez que las personas desplazadas solicitan asilo a través de la COMAR, que es la entidad del Gobierno Mexicano a cargo de reconocer a los refugiados o decidir si no los aceptan, ACNUR los provee de asistencia humanitaria.  

El proceso en COMAR tarda entre 45 días hábiles y 6 meses, en algunos casos un poco más, y se aprueban aproximadamente un 72 por ciento de las solicitudes, aclaró. “Una vez que ya están iniciando el proceso pueden recibir una CURP, con la cual pueden empezar a buscar trabajo formal e iniciar una vida un poco más normal en México”. 

México es un país de gran tradición hospitalaria. Las situaciones sociopolíticas, la crisis económica regional y la pandemia del COVID-19 han generado esta ola de migrantes y refugiados. Confiemos en que las aguas de esta región centroamericana se irán calmando.

Nos vemos los jueves

valeramk@hotmail.com 

 


Comparte