Mesa de redacción

Comparte

Sin freno los hechos delictivos

Enrique Yasser Pompeyo

La privación ilegal de la libertad, los levantones, los secuestros continúan en el estado de Veracruz.

El gremio de los taxistas ha sido uno de los más afectados.

Apenas este miércoles, dos trabajadores del volante fueron privados de su libertad en el municipio de Córdoba.

El primer caso se registró en la colonia San Pedro; el segundo, en el Fraccionamiento Nuevo Córdoba.

Y como siempre, a pesar de los supuestos operativos de búsqueda y localización que realizan las fuerzas del orden, no dieron con el paradero de los taxistas, ni de los delincuentes.

En Xalapa, a pesar de ser la ciudad capital, sus habitantes no se encuentran a salvo.

Una mujer, también taxista, desapareció desde el pasado 30 de julio; la unidad fue encontrada, pero ella no.

Su familia, incluso, se manifestó en el centro, frente al Palacio de Gobierno para exigir a las autoridades que agilicen las investigaciones.

Por ello, le piden a la titular de la Fiscalía General del Estado, Verónica Hernández Giadáns que atienda el caso, pues ya han transcurrido cinco días y temen que algo le suceda.

Desafortunadamente, a estos delitos se suman otros que han enlutado a familias veracruzanas.

En Rafael Delgado, un joven de apenas 18 años de edad fue ejecutado en su domicilio. En Martínez de la Torre, un hombre fue asesinado a un costado de la carretera.

¿Qué están haciendo las autoridades?

Se entiende el enojo y la desesperación de la población ante lo que parece desidia por el lado oficial.

Si bien las investigaciones llevan un proceso, las familias piden, de entrada, diálogo con los responsables de las áreas de seguridad y justicia.

Con relación a los feminicidios, la situación también es crítica.

De enero a mayo de este año se han contabilizado 31 casos, de acuerdo con la información de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), lo que ubica al estado de Veracruz en el tercer lugar nacional, tan sólo atrás del Estado de México y Jalisco.

Los ciudadanos, lo que esperan de las autoridades estatales, no sólo es atención, sino también que exista sensibilidad y empatía.

Las cifras de los diferentes delitos que se cometen en la entidad, modificadas o no, muestran la necesidad de acciones más contundentes y mejores estrategias para poder combatir a la delincuencia, de manera que se brinde certidumbre y seguridad a las familias veracruzanas.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte