Comparte

En Veracruz, la disposición de los desechos sólidos se ha convertido en un verdadero problema: la mayoría de los municipios envía su basura a tiraderos a cielo abierto y los pocos rellenos sanitarios que existen funcionan sin acatar al cien por ciento las normas ambientales.

La Procuraduría del Medio Ambiente del Estado anuncia la clausura de más de cien tiraderos, pero si a la par no se ofrecen alternativas de solución, los ayuntamientos afectados podrían verse en aprietos.


Comparte