«Así como ven, así quedó nuestra casita…”, el drama de los damnificados por el huracán

Comparte

Francisco De Luna /

Coatzintla, Ver.-«Así como ven, así quedó nuestra casita, nos quedamos sin nada. Colchones mojados, no podemos ocupar nada. Así hemos estado estos días con lluvia», narra la señora Gabriela Pérez, una de las tantas familias damnificadas por el huracán «Grace».

Han pasado casi dos semanas del impacto del meteoro que dejó gran destrucción en sembradíos, pero también de cientos de casas construidas de madera y techos de lámina en el norte del estado de Veracruz.

«Seguimos con los muebles mojados. Nos fue mal. No esperábamos esto. Ahorita no queda más que construir la casita otra vez. Haber cuándo nos apoya el Gobierno Federal, ya nos hicieron un censo de Bienestar. Ojalá y llegué luego ese apoyo».

Las láminas de zinc fueron levantadas por la fuerza del aire, las de asbesto se rompieron. El huaracán categoría tres, arrasó con tanta fuerza y a su paso se llevó parte de las propiedades de las familias.

Roperos, camas, colchones, televisores y demás aparatos electrónicos quedaron dañados, mientras que el resto de las pertenencias quedaron inservibles, contó la señora quien durante décadas han trabajado para contar con un hogar.

«Nos quedamos con las cosas mojadas y es difícil ocuparlas, se mojaron nuestros colchones, nuestras cobijas, la ropa se mojó, nuestra cocina se quedó sin techo. Hemos ido techando poco a poquito, remendando las láminas con silicón, pero no es igual. Ojalá el Gobierno nos ayude, esto no es de todos los días y ahora sí estamos necesitando el apoyo».

Recuerdan que el viento era tan intenso. Fue casi a la media noche del viernes 20 de agosto cuando «Grace» comenzó a registrar sus primeros efectos. Pero la madrugada del sábado 21, los estragos ya eran visibles y la gente tuvo que resguardarse para evitar lesiones.


Comparte