Kujú, un exitoso emprendimiento en tiempos de pandemia

Comparte

Juan David Castilla

Sara Chávez es una de las pocas personas que han resultado exitosas y logrado mantener y expandir su negocio, pese a la pandemia del SARS-COV-2 (COVID-19).

En el año 2016, inició su negocio para la comercialización de mayonesas artesanales con sabores distintos, como camote con jengibre, zanahoria con curry y aceitunas verdes.

Ella aprendió a preparar mayonesa con un tenedor y un plato. Un día se quedó sin este ingrediente para sus emparedados en casa y, en ese momento, se le ocurrió iniciar su empresa “Kujú Mayonesas”, que significa sabor en huasteco y su identidad es meramente veracruzana

Al principio, ella y su esposo se dedicaban a la venta de hamburguesas y “choripanes” en un food truck, pero posteriormente ambos vieron en “Kujú” una nueva oportunidad, garantizando su crecimiento en los últimos años.

La joven, de 34 años, es originaria de la Ciudad de México, pero ha sido adoptada por Xalapa, pues ha vivido durante 26 años en el territorio estatal y tuvo tres hijos en la capital de Veracruz.

“Yo aprendí a hacer mayonesa, porque un señor muy grande, un amigo de mi mamá, llegó a casa y nos faltaba mayonesa para hacer unos sándwiches y él en un plato me enseñó a hacer mayonesa con un tenedor. Ahora ya tengo la batidora industrial y ya todo lo hacemos en volumen”.

En la actualidad, Sara y su familia cuentan con 14 puntos de venta, tanto en Xalapa como en el municipio de Coatepec, localizado a solo diez kilómetros de la ciudad capital.

La mujer menciona que su marca ha representado al estado en diversas exposiciones a lo largo y ancho de la República Mexicana.

“Tan sólo decir que somos de Veracruz es algo del cual estamos muy orgullosos. La gente es como abejas sobre la miel, va enseguida a donde nosotros tenemos el puesto. Llama mucho la atención cuando decimos que somos de Veracruz y eso es lo que hacemos, enaltecer al estado en todos lados donde vayamos”, comenta.

La pandemia ha resultado un reto para su negocio. Algún día, ella y su familia pensaron en cerrarlo, por lo menos de manera temporal; sin embargo, se aferraron a él, manteniéndolo como una actividad comercial redituable.

Sara encontró la innovación en su negocio para que la gente siguiera consumiendo su producto artesanal, vendiendo esquites, por litro, con una bolsa de mayonesa, de distintos sabores.

“Así es como pudimos salir adelante al principio de la pandemia. Después tuvimos un dinerito extra y pusimos unos triciclos, los triciclos de elotes asados y choripan argentino con la mayonesa de sabores. Estábamos en Araucarias y en Los Lagos de las Ánimas”.

Por la velocidad en contagios de coronavirus y el hostigamiento de inspectores de comercio, pausó su idea de los triciclos, pero amplió los puntos de venta de su mayonesa.

Cabe recordar que sólo en el centro de Xalapa han cerrado mil 500 empresas por la pandemia del coronavirus, de acuerdo con cifras de la asociación civil Activación Empresarial para los Centros Históricos de la República Mexicana.


Comparte