Estiman que población con asma aumentará 59% en próximos cuatro años

Comparte

Juan David Castilla

El asma es una de las 10 primeras causas de atención en los servicios de urgencias y de consulta externa en la República Mexicana.

Se trata de una afección en las vías respiratorias de una persona que provoca una inflamación, estrechamiento y la generación de una mayor cantidad de mucosa, lo que dificulta la respiración y podría ocasionar complicaciones en caso de un contagio de SARS-COV-2 (COVID-19), según lo han alertado autoridades sanitarias.

De acuerdo con la Red Global del Asma, calcula que a nivel mundial únicamente el cinco por ciento lleva un control adecuado de su condición.

Sin embargo, el Estudio Internacional de Asma y Alergia estima que en el año 2025 la población con asma aumentará al 59 por ciento.

Cifras de la Secretaría de Salud federal muestran que en 2019 se registraron más de 250 mil casos nuevos de asma, por lo que es imprescindible atender este padecimiento.

El tratamiento inadecuado y el subdiagnóstico del asma son las principales causas por las que no se logra el control del padecimiento. También se calcula que sólo una de cada 10 personas con asma considera que las exacerbaciones y la sintomatología son controlables con un correcto tratamiento.

El asma no controlada repercute de forma directa e indirectamente en la calidad de vida de las personas, al verse afectada su capacidad física, conduciendo al sedentarismo, depresión y ansiedad.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señala que las personas con diagnóstico de asma tienen el mismo nivel de riesgo de contagiarse de COVID-19 que alguien sano, por lo que es necesario que reciba la vacuna contra dicho virus.

El secretario de Salud de Veracruz, Roberto Ramos Alor, también ha comentado que cerca del 70 por ciento de los pacientes que requirieron hospitalización presentaron entre una y tres enfermedades, como hipertensión, diabetes, obesidad, renales, cardiacas, obstructivas crónicas y asma.


Comparte