Primaria de Veracruz sin agua y sin luz a dos semanas de clases

Comparte

Redacción

Veracruz, Ver.- Maestros y padres de familia de la escuela primaria Salvador Díaz Mirón ubicada en la localidad de Matacocuite en el puerto de Veracruz acudieron a las oficinas de Comisión Federal de Electricidad (CFE) a solicitar se restablezca el servicio de luz eléctrica en esta institución educativa; los manifestantes aseguran no cuentan con el servicio básico porque la escuela tiene un adeudo de más de 80 mil pesos en CFE y la Secretaría de Educación de Veracruz no da respuesta ni solución ante esta situación.

Aseguraron que el adeudo empezó a acumularse desde el inicio de la pandemia y a dos semanas del regreso a clases presenciales, la escuela aún no cuenta con agua potable, pues la bomba que abastece de ésta, funciona con la energía eléctrica.
Asimismo, destacaron que es imposible tener a los alumnos de manera presencial sin contar con el vital líquido, pues de esta manera no se pueden seguir las medidas esenciales de higiene.
“Se nos ha dado la indicación por parte de las autoridades educativas de que se regrese de manera presencial a las escuelas; los maestros tienen el compromiso de estar presentes en las aulas educativas tal como lo indicaron el presidente de la republica y el gobernador. Los padres de familia son personas de escasos recursos, no podemos pagar esta deuda de 88 mil pesos”. Declaro Julio Ortizw Martínez, responsable estudiantil del Movimiento Antorchista.

En este sentido, aprovecharon para solicitar la intervención del gobierno del estado, pues aseguraron, tomar clases presenciales en esta situación pone en riesgo la vida de los niños y maestros.

“Esto vuelve muy difícil que los jóvenes puedan regresar a las aulas, nos acercamos a CFE para que nos puedan dar una solución ante este problema tan grande, los jóvenes tienen un examen diagnostico y los maestros han optado por atender a los alumnos en otro lugar. Pedimos al Gobierno del Estado que, para que nosotros podamos acatar la indicación del regreso, revisen ellos también la situación en la que se encuentran las escuelas y hagan lo que les corresponde.

Necesitamos el agua potable y la luz eléctrica para prevenir los contagios en esta tercera ola del Covid-19”.

A pesar de que los manifestantes permanecieron por más de tres horas en el lugar, no fueron atendidos. Aseguraron que seguirán alzando la voz para denunciar esta grave situación por la que atraviesa la primaria Salvador Díaz Mirón.


Comparte