En la mira

Comparte

LA RIÑA EN MORENA POR LAS PLURIS
Silverio Quevedo Elox
Apenas el sábado el Delegado Estatal del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Esteban Ramírez Zepeta, que es lo mismo que el líder de Morena en Veracruz, pidió a los candidatos a diputados locales vía plurinominal que mantengan la calma, es decir que no anden de desbocados, y que esperen a la determinación de las autoridades electorales.
 Pero ese llamado surtió efecto en todo lo contrario, o quizá era la intención del emisor, pues este lunes lo que precisamente pidió el líder morenista que no hicieran, lo hicieron al menos dos candidatas que salieron a buscar reflectores y a hablar que estarán en paz y calma política, pero que ya se defina lo que se tiene que definir y que no es más que las posiciones para saber quiénes llegarán como plurinominales al Congreso Local.
“Les pido que esperemos el criterio que va a tener el OPLE, vayamos siendo respetuosos de los tiempos, pero, además, tenemos que cumplir nosotros con los términos que nos marca la propia ley”, declaró Ramírez Zepeta este fin de semana.
 Y es que el líder confió en que sean 4 diputaciones las que se le otorguen a Morena, debido a que es el partido mayoritario. En la primera posición se encuentra una persona no binaria, es decir, Gonzalo Chicoya, “como parte de las acciones afirmativas a favor de la diversidad de género y sexual”. En la segunda va un hombre, que en este caso es Juan Javier Gómez Cazarin, y en la tercera una mujer, Ilya Dolores Escobar Martínez.
 En la cuarta posición se ubica al secretario del partido, Yair Ademar Domínguez. Y al que se movería como señala su dirigente para darle paso a otra mujer, Gisela López. Es aquí donde estaría la disputa, y donde dos corrientes se enfrascan y desgastan para que ya se Gómez Cazarin o el propio Yair Ademar ocupen la posición en discordia. Pues la autoridad electoral puede mover al tercero para dar paso a otra mujer inmediato a la segunda posición y otra fuerza interna, pretende que sea el cuarto lugar el sacrificado.
CONTRADICEN A SU LÍDER
 Así, mientras Ramírez Zepeta llama a la calma y tranquilidad las candidatas a diputadas plurinominales, Illya Dolores Escobar Martínez y Gisela López López se presentaron este lunes ante los medios para pedir “dejar fuera de la contienda los intereses personales”.
En rueda de prensa las aspirantes a la diputación plurinominal en tercera y quinta posición, reiteraron que el listado emitido de los candidatos a diputados plurinominales por el partido, cumple con el propósito de fomentar la paridad de género y el reconocimiento valorado al trabajo de las mujeres.
 Y previendo que haya mano negra, se declaran en rebeldía y exigen a las autoridades electorales que determinen y designen las diputaciones vía plurinominal con criterios correctos por encima de cualquier interés personal o individual.
 O sea, su exigencia lleva nombre y apellido.
MUY EN CORTO
LA OPORTUNIDAD DE MARLON RAMÍREZ. Como ya se había consignado en este espacio, el presidente del PRI estatal, Marlon Ramírez está tan sentido y se siente humillado porque los Yunes porque no le han dicho de qué será el merengue en el  pastel que le tocará en el próximo ayuntamiento, en el hipotético caso que la familia se mantenga en el poder, que ya está pensando en cobrarse la afrenta en las elecciones del 2024.
 Y es que si los Yunes no le cumplen como parece ser que va a ocurrir con el priista que confió en ellos, ya que dijo haber aportado todo su capital y que el PAN le debe el triunfo de la alcaldía porteña –que sigue en los tribunales y no se ve nada fácil que se ratifique-, en su desesperación Ramírez Marin ya ha asegurado que entonces se las verán con él en los siguientes comicios.
 Pero lo peor que le pasó en su último encuentro con Miguel Angel Yunes Márquez fue que éste lo amenazara con meterlo a la cárcel por haberse quedado con buena parte de los recursos para la operación electoral pasada, lo que ya puso nervioso a Marlon y quiere que ya no haya alianza en el futuro para cobrárselas todas a los Yunes pues lo están dejando fuera de la repartición.
 Fue precisamente en ese último encuentro al que acudió el líder tricolor a pedirle direcciones y cargos importantes en el ayuntamiento, obviamente que no le han concedido, ni siquiera en el papel, y en donde le hicieron la roqueseñal.
Pero la alianza que pudiera darse entre el PRI y Morena en el 2024 aun está por verse, aunque muchos argumentan que ya se está viendo y que el famoso Alito, Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, que tampoco quiere al dirigente tricolor veracruzano, se ha entregado al encanto de Andrés Manuel López Obrador.
 Y es que los nombramientos que ha hecho AMLO de los gobernadores priistas salientes, como es el caso de Sinaloa y Nayarit, no son nada fortuito ni reconocimiento a su gris desempeño. La designación en tareas diplomáticos tienen que ver en un sistema en el que estarán bajo el mando del canciller, Marcelo Ebrard lo que le da otra connotación al asunto.
 Tienen un nombramiento que les da estatus y nivel político, pero no manejan presupuesto por aquella de que se quieran salir de control. Y además representan otra fuerza política que llegado el momento les permitirá jalar aliados para garantizar el triunfo de la 4T en el siguiente sexenio. Así las cosas.

Comparte