Crece población de migrantes haitianos en Veracruz

Comparte

Juan David Castilla

El número de migrantes haitianos continúa en aumento en el estado de Veracruz, pues ya han sido observados en varios municipios como Las Choapas, Coatzacoalcos, Poza Rica, Veracruz y Xalapa.

En el puerto de Veracruz ya han iniciado sus trámites ante el Instituto Nacional de Migración (INM) para regularizar su residencia en este país y así poder establecerse con sus familias.

La misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que el flujo migratorio de haitianos podría incrementar en los próximos meses.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos estiman que al menos 19 mil personas de Haití fueran desplazadas en la capital de Puerto Príncipe tan solo en el verano de 2021, debido a las condiciones de violencia e inseguridad que han predominado.

También calculan que más del 20 por ciento de la niñez ha sido víctima de violencia sexual en la isla caribeña. El 24 por ciento de la población (el 12.9 por ciento de los cuales son niñas y niños) vive por debajo de la línea de pobreza extrema.

Según cifras oficiales, cerca de 4.4 millones de personas (casi el 46 por ciento de la población) padece inseguridad alimentaria, lo que incluye 1.2 millones de personas que se encuentran en niveles de emergencia y 3.2 millones de personas en niveles de crisis.

Los organismos internacionales estiman que 217 mil niñas y niños padecen desnutrición moderada o grave en aquel país.

En ese sentido, han exhortado a los Estados a no expulsar a los haitianos sin haber evaluado sus necesidades de protección, a garantizar sus derechos humanos fundamentales en situación de movilidad y a ofrecer mecanismos de protección o acuerdos de estancia legal para garantizar el acceso efectivo a vías migratorias regulares.

También consideran que el discurso público con tintes discriminatorios, que sugiere que la movilidad humana es un problema, alimenta el racismo y la xenofobia.


Comparte