Mesa de redacción

Comparte

Ayahualulco, en la mira del Orfis

Enrique Yasser Pompeyo

El Ayuntamiento de Ayahualulco que encabeza el presidente municipal priista Filiberto Morales Rosas se encuentra bajo la lupa del Órgano de Fiscalización Superior del Estado (ORFIS).

En la Cuenta Pública 2020, el ente autónomo encontró un presunto daño patrimonial por 25 millones 822 mil 338.15 pesos.

El tema es grave. El documento establece, por ejemplo, que se hicieron varios traspasos a cuentas de Banorte, pero el dinero no fue reintegrado, ni se presentó la documentación comprobatoria que demostrara su aplicación en obras y/o acciones autorizadas.

Se trata de las siguientes cantidades: 153 mil 200 pesos; 85 mil pesos; 32 mil 258.96; 5 mil 165.44; 12 mil 196.79; y 122 mil 104.85.

Pero las irregularidades se agravan. El ORFIS indica que existe un saldo no ejercido conciliado por 4 millones 532 mil 393.47 pesos, lo que demuestra que el ayuntamiento no ejerció en su totalidad los recursos recibidos, pero tampoco los reintegró a la Tesorería de la Federación.

Otro dato relevante. Existen cheques expedidos y no cobrados al 31 de diciembre de 2020, que carecen de soporte documental.

Los beneficiarios y montos son los siguientes: Construcciones CDLM S.A. de C.V. por 273 mil 153.81 pesos; Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz por 2 mil 753.27 pesos; y Construcciones CDLM S.A. de C.V. por 57 mil 807.96 pesos, lo que da un total de 333 mil 715.04 pesos.

Existen dos saldos no ejercidos de 2017, uno por 43 mil 073.59 pesos y otro por 41 mil 564.11 pesos y no se presentó la comprobación correspondiente de su aplicación o inversión en el ejercicio 2020, además de que no fueron reintegrados a la Tesorería de la Federación.

El saldo no ejercido de 2019 asciende a 134 mil 151.00 pesos y tampoco se presentó la comprobación correspondiente de su aplicación o inversión en el ejercicio 2020 y no se reintegró a la Tesorería de la Federación.

Existen depósitos realizados a una cuenta de Banorte, pero se desconoce su origen y aplicación. La cantidad es por 338 mil 839.28 pesos.

El ayuntamiento retuvo a sus empleados el Impuesto Sobre la Renta, por concepto de sueldos y salarios, de enero a diciembre por 1 millón 922 mil 509.98 pesos, así como por asimilables a salarios por 181 mil 125.15 pesos, lo que da un total de 2 millones 103 mil 635.13 pesos, pero no enteró a la autoridad competente.

Incluso, existen saldos de los citados impuestos, generados en ejercicios anteriores, por un importe de 3 millones 199 mil 368.82, que no han sido enterados a la autoridad correspondiente.

El ayuntamiento efectuó erogaciones por sueldos, salarios y gratificaciones, de los cuales no se tiene evidencia de que hayan sido recibidas por los beneficiarios. Las cantidades son por 4 millones 508 mil 594.99 pesos y por 5 millones 959 mil 398.33 pesos.

La lista de observaciones es amplia, pues también incluye obras y otros servicios.

Los habitantes de ese municipio, desde hace tiempo han denunciado diferentes irregularidades cometidas por los hermanos Morales, tanto por el actual alcalde, como por su hermano Abundio cuando estuvo al frente de la administración en el periodo 2014-2017.

Ya se verá si las autoridades correspondientes se hacen de la vista gorda o, por el contrario, actúan en consecuencia.

Por cierto, otro hermano, José Arturo Morales Rosas, encabezará el gobierno local a partir de 2022. Todo queda en familia.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte