Hora cero

Comparte

El mensaje para Marlon

La nueva bancada priista veracruzana

Luis Alberto Romero

Dice el refrán popular que “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”. Ese parece ser, directo y a la cabeza, el mensaje que el CEN del PRI envió al líder del partido tricolor veracruzano, Marlon Ramírez Marín, el político plurinominal —que ha mantenido presencia en la nómina en la Subsecretaría de Gobierno, del Ayuntamiento del puerto de Veracruz, y del edificio de Ruiz Cortines— y que afila uñas para ocupar una curul en el edificio de la Avenida Encanto de Xalapa.

La frase viene como anillo al dedo, luego de que Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito” barriera parejo en el CEN del PRI, cortando hasta la cabeza de la veracruzana Lorena Piñón Rivera, secretaria de Gestión Social, ubicando en esa posición a Sara Rocha Medina. El único ratificado fue Ricardo Aguilar, como secretario de Organización.

El líder priista nacional se encuentra en un dilema frente a las presiones de su amigo el presidente Andrés Manuel López Obrador, para aprobar las modificaciones a la reforma energética, legislación que por cierto ha tenido en el diputado federal José Francisco Yunes Zorrilla a uno de sus más férreos opositores, hizo bien en limpiar el CEN del PRI y envió un mensaje a los presidentes de los comités estatales, entre los que se encuentra Marlon Ramírez.

El jarocho que fue funcionario del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, debe entender que su ciclo al frente del PRI estatal ya concluyó y que tiene que dar paso a nuevos cuadros y a otros grupos políticos.

Las cuentas que entregó a la militancia son nulas y el único gran beneficiado ha sido él mismo y su pequeño grupo de incondicionales.

El PRI veracruzano, si quiere convertirse realmente en una oposición seria y respetable, tiene que renovarse, empezando por quitar del comité a su actual dirigente. ¿Quién levantará la mano en este partido que está sumido, perdido, olvidado, pero que aún podría convertirse en una oposición digna?.

Entre los cuadros que se han mencionado destacan, por su trayectoria, Américo Zúñiga Martínez, ex alcalde de Xalapa y ex diputado local; también podría levantar la mano Héctor Yunes Landa, ex senador, ex diputado federal y local y ex candidato al Gobierno del Estado; y Raúl Ramos Vicarte, ex alcalde de Boca del Río y ex diputado local; los tres son ex dirigentes del partido; y comparados con Marlon Ramírez, pasarían a la historia del priismo local por su eficiencia en el terreno de la operación política.

Pero bueno, de momento lo que le urge al PRI es que Ramírez Marín se vaya a calentar la curul y con él, la secretaria general, Ariadna Ángeles, para abrir paso a la llegada de una dirigencia estatal que dignifique a un partido que al borde del precipicio. Ya veremos qué sucede en el partido.

 

La nueva bancada priista veracruzana

En la próxima bancada tricolor en el Congreso local, por cierto, Ramírez Marín no podría autonombrarse coordinador, sobre todo si busca, como todo parece indicar, aferrarse al comité estatal del partido.

Al frente del grupo llegaría Anilú Ingram Vallines, quien cuenta con mayor trayectoria legislativa –ha sido diputada local y federal y ha presidido ya el Congreso del Estado– que la mayoría de los futuros diputados veracruzanos, con excepción de Yunes Landa, si es que éste llega a la próxima legislatura. @luisromero85


Comparte