Mole en Coatepec, la historia del primer museo de este tipo en el país

Comparte

Juan David Castilla

Entre muros de piedra, antiguos, gruesos, yace una escultura de una mujer indígena con utensilios históricos para moler semillas, chiles y elaborar una pasta que permita preparar el mole, un platillo de la época prehispánica que es común en Veracruz y otras regiones del país.

A sus costados hay recipientes de distintos tamaños y formas. Los pequeños están llenos de pepitas de calabaza y chiles de distintos tipos: unos secos y otros recién cortados de las matas.

Al frente hay un fogón improvisado con piedras y leña, con un comal encima donde se observan tomates verdes, jitomates y chiles toreados, características de una cocina tradicional, de antaño.

La mujer viste prendas típicas. Lleva una blusa blanca con ligeras costuras color violeta en el contorno del cuello y mangas. También una falda larga, color rosa mexicano, con flores bordadas en la cintura y un cordón azul.

En la entrada principal hay un arco amplio, dentro de Casa Mercado, municipio de Coatepec, donde se lee: “Museo del Mole”.

Se trata del primer museo de este tipo en la región, en el estado y en el país, que resulta un importante atractivo turístico en el Pueblo Mágico, ubicado a solo diez kilómetros de Xalapa.

Se encuentra en la esquina de las calles Segunda de 5 de Mayo y Enríquez, a solo dos cuadras del parque Miguel Hidalgo y Costilla y de la parroquia de San Jerónimo.

Rodolfo Hernández, director general de Mole Castizo, recuerda que la historia del mole en Coatepec empieza hace 80 años, a través de su abuela paterna.

“Fueron los primeros pasos que ella dio en el tema de hacer un mole en pasta. Ella era de Ixhuacán de los Reyes, un pueblo cercano. Se da un proceso familiar y hace 26 años mi papá muere y nosotros, mi hermano, mamá y yo, empezamos con el tema de Mole Castizo. Hicimos el museo porque vimos la necesidad de contar la historia personal pero también decir que Coatepec también es mole”, enfatiza.


Comparte